“Las circunstancias han acelerado mi renovación”

Mikel Oyarzabal sonríe mientras escucha una pregunta ayer en la sala de prensa de Zubieta.

mikel oyarzabal se mostró encantado con su firma, comprometido con la real y su afición, y aunque no mencionó la palabra athletic, reconoció que tuvo que tomar una “decisión”

Mikel Recalde Iker Azurmendi - Jueves, 16 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - Mikel Oyarzabal zanjó la historia de su renovación con la Real tras volver a rechazar, una vez más, al Athletic. Fiel a su personalidad, el canterano se mostró tranquilo y elegante. Y no mencionó a su millonario pretendiente en los 20 minutos que duró su comparecencia: “Yo he estado tranquilo. Sabía lo que quería, que estaba rodeado de la gente que quería, que me iba a apoyar y ayudar en todo lo que necesitara y venía todos los días tranquilo aquí a Zubieta, a hacer mi trabajo, a seguir entrenando duro, a seguir mejorando y ya está”.

Lo primero que dejó claro fue que las conversaciones para su renovación vienen de lejos: “Aunque se crea que las cosas han sido de la noche a la mañana, no ha sido así. Era algo que ya habíamos hablado antes de acabar la Liga. La intención estaba ahí, es verdad que las circunstancias han hecho que el proceso se haya acelerado, pero no voy a decir que ha sido de ayer a hoy ni nada por el estilo”. Como pueden comprobar, no reconoció la propuesta del Athletic, aunque dejó varias pistas de forma inconsciente cuando bajaba la guardia: “No voy a hablar de lo que ha pasado antes de la renovación. Yo lo que me centro es que estoy donde quiero estar. Estoy en la Real, el club que me lo ha dado todo desde pequeñito y no puedo ser un hombre más feliz ahora mismo”.

Al volver a hablar sobre el apoyo de su gente, se le escapó que tuvo que tomar una decisión: “Me he intentado olvidar un poco de todo, centrarme en mi familia, mis padres, mi hermana, mis abuelas, mis tíos… Todo el mundo que ha estado cerca de mí, apoyándome, me han dicho que tomara la decisión que tomara iba a buscar siempre lo mejor, que al final ese apoyo lo iba a tener siempre. Sabía lo que quería desde el principio”. El encuentro con Aperribay fue sencillo y claro: “Le transmití todo lo que quería, lo que sentía, lo que pensaba que era lo mejor para mí y llegar a un acuerdo tan rápido desde el principio ha hecho que se haya acelerado todo”. El acuerdo no conlleva ningún compromiso futuro para dejarle salir a un grande de verdad: “No le doy importancia. Si hay que hablarlo ya lo hará quien tenga que hacerlo con Jokin o con quien sea. Me tengo que centrar en hacer el trabajo del día a día”.

Oyarzabal se mostró orgulloso de lo que está logrando: “Estoy contento de formar parte de esta pequeña historia, pero quiero seguir creciendo tanto como futbolista como persona, quiero escribir parte de la historia de la Real, que mi nombre se recuerde junto al del resto de mis compañeros haciendo unos años bonitos”. El camino que le queda aún es largo: “No ha hecho más que empezar. Soy el primero que se autoexige. Quiero seguir dando pasos, hay un proyecto ilusionante por delante que no sé si se va a cumplir dentro de poco o de muchos años, pero quiero llevarlo adelante. Estamos con mucha ilusión en el vestuario, hay gente que está subiendo del filial con mucha fuerza y es en lo que se tiene que centrar la Real”.

El eibartarra se ha tomado muy en serio asumir el legado de Xabi Prieto: “El día de su despedida se me quedó grabado lo que dijo. Para mí fue un líder dentro y fuera del campo. Como dijo, se puede ser feliz aquí, se pueden conseguir cosas y creo que es el mensaje que hay que intentar que los más jóvenes que están trabajando y entrenando en el otro lado de Zubieta se les quede bien dentro. Lo que ha hecho Xabi aquí ha sido muy grande. Ha conseguido muchas cosas aunque la gente no se dé cuenta y eso es algo a tener en cuenta. Estoy donde quiero estar, estoy en mi casa, quiero seguir aquí y ya está”.

Su convicción está fuera de duda: “Estoy disfrutando como un niño. Tengo amigos y familia cerca, los mejores compañeros, y junto al cuerpo técnico, todo el que trabaja en Zubieta forma parte de mi familia y aquí estoy como en ningún otro lado”.

Estos días se ven más camisetas que nunca de niños con el nombre de Oyarzabal: “La gente me ha transmitido en todo momento su cariño y su cercanía hacia mí y les estoy eternamente agradecido, porque cuando subes del filial y ves que la gente te quiere y te apoya a uno se le pone la piel de gallina. Hay que darles las gracias, decirles que hay que seguir ahí, que cuando más notamos su apoyo es cuando animan. Ver por la calle gente con tu camiseta, niños ilusionados, te obliga a hacer un esfuerzo”.

El sábado arranca la Liga: “Sabemos más o menos la idea que el míster tiene y vamos a trabajarla durante la semana para hacerlo lo mejor posible contra el Villarreal”.

Secciones