Cede el gimnasio del colegio Leka Enea

Irun responde a los flujos migratorios con un nuevo centro

Cede durante dos semanas el gimnasio del colegio Leka Enea para dar alojamiento a 70 personas

Jorge Napal - Miércoles, 15 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - El paso fronterizo de Irun sigue siendo el principal foco de atención para las instituciones debido al incesante trasiego de migrantes, que cuentan desde esta pasada noche con un nuevo dispositivo habilitado en el colegio Leka Enea, en el barrio San Miguel. En el gimnasio de este centro escolar trabajaban ayer por la tarde ultimando los detalles para ofrecer las mejores condiciones. Son a partir de ahora 70 las camas disponibles, diez más de las que ofrecía hasta ahora el gazteleku de Martindozenea, habilitado hasta ayer como albergue de acogida provisional.

Aunque no todos los migrantes hagan uso de ellas, es el número de camas habilitadas para las dos próximas semanas. La cesión del Ayuntamiento de Irun de este centro de Primaria se acordó en el marco de la mesa interinstitucional, en el que se debate estos días el modo de abordar el reto que entraña hacer frente a los actuales flujos migratorios.

Esta decisión refleja la respuesta institucional que, prácticamente cada día, cada hora, es necesario ofrecer a una realidad cambiante. El nuevo recurso se abre tras un fin de semana en el que SOS Racismo denunció que unas 25 personas migrantes habían dormido en las calles de Irun la noche del sábado, a pesar de que el Ayuntamiento había reforzado de cara al fin de semana con 60 camas la demanda.

Según informaron fuentes del Consistorio irundarra, el gimnasio del centro escolar estará abierto “hasta la última noche del mes de agosto”, de manera que las instalaciones estén disponibles para retomar la actividad escolar a partir de la primera semana de septiembre. El nuevo espacio, que se sitúa prácticamente a 200 metros del lugar donde varios migrantes han pernoctado al raso estos días, será gestionado por Cruz Roja. La organización humanitaria prestará asistencia sanitaria, servicios de aseo, cenas y todos los recursos que han venido ofreciendo hasta ahora. Emilio San Juan, jefe de Protección Civil de Irun, era uno de los miembros que anoche ultimaba los detalles para tener listo el dispositivo, junto con agentes de la Guardia Municipal y Cruz Roja. “Por el momento hemos colocado unos 60 camastros de campaña, como los que se están utilizando en el sur. En Irun estamos viendo que son personas aseadas y educadas, pero es verdad que poco a poco va llegando más gente, y es necesario dar respuesta a esta realidad tan novedosa”, indicaba este hombre de dilatada trayectoria, con un cuarto de siglo de profesión a sus espaldas. “Estamos habituados a ver pasar a personas de origen subsahariano, pero nunca como lo hacen ahora”, admitía el responsable de Protección Civil.