Maurice Bouland jockey vencedor de la primera copa de oro, en 1969

“Gané la primera edición con ‘Phaius’, pero debí llevarme otra con ‘Music Man”

Maurice Bouland fue el primer jockey ganador de la Copa de Oro en 1969, una efeméride que podrá recordar hoy en el recinto de Zubieta

Marco Rodrigo - Miércoles, 15 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - A lomos de Phaius, el jockey francés Maurice Bouland pasó a la historia del Hipódromo de Donostia el 7 de septiembre de 1969 (en la imagen, antes de la cita en el paddock). Siendo solo un aprendiz de 21 años, se convirtió en el primer jinete del palmarés de la Copa de Oro, una efeméride que podrá recordar hoy en el recinto de Zubieta, coincidiendo con la 50ª edición de la mejor carrera de la campaña veraniega.

Me consta que va a estar esta tarde en el hipódromo...

-Sí. Recibí la invitación de los dirigentes del recinto, y también la del alcalde de Donostia. Así que voy a estar presente en la 50ª edición de la Copa de Oro.

No hará falta que le pregunte si la prueba le trae buenos recuerdos.

-Claro que me los trae. Además cumplo años el 15 de agosto. Así la celebración será doble... Me viene a la memoria, sobre todo, la gran ovación que recibimos tras el triunfo. No he conocido en ningún otro sitio un público como el de Donostia. Te aplauden en el paseíllo previo, en el primer paso por meta, en el recinto de balanzas... Me encanta. Tengo cariño a España en general, porque durante mucho tiempo pasé mis vacaciones en las Canarias.

Cuando se llevó la primera Copa de Oro solo tenía 21 años...

-Sí. Era un aprendiz. Luego tuve una buena trayectoria, hasta que me retiré hará cosa de 20 años. Mi mejor victoria fue un Prix du Cadran en Longchamp, un Grupo 1 que además gané en calidad de jockey y preparador de Mercalle. Nadie más que yo lo ha conseguido hasta la fecha, vencer una carrera de esa categoría montando y entrenando al mismo tiempo. Mi faceta de preparador también la he dejado atrás ya. Terminó el pasado febrero.

Las crónicas de la época dicen que la victoria que logró con ‘Phaius’ en Donostia resultó muy holgada.

-Sí, sí. El caballo ganó fácil, rematando por el exterior.

¿Volvió alguna vez para disputar la carrera?

-Sí, dos veces, una con Sarajevo y otra con Music Man. Creo que con este último debí ganar mi segunda Copa de Oro, en 1972. Era mejor caballo que Phaius, pero se movía bien en pistas ligeras y aquel día el terreno se encontraba muy pesado. Nos ganó My Mourne, un ejemplar español al que luego llevaron al Arco del Triunfo.

¿Cómo valora que la Copa de Oro esté ahora incluida en el circuito francés a través del ‘Défi du Galop’?

-Es una buena noticia para las carreras en Donostia y también para el público francés, que así puede comprobar cuál es allí el comportamiento de los aficionados. La gente en Donostia es mucho más calurosa. Y en Francia los espectadores de las carreras de caballos resultan mucho más fríos.