Carcajadas a costa de la caja tonta

Los más txikis disfrutaron y estuvieron más que atentos al teatro infantil más clásico. (Esti Veintemillas)
El titiritero mueve la marioneta ocultándose de los niños.
Las marionetas conversan sobre el televisor.

los más txikis se divirtieron en las terrazas del kursaal con la función de marionetas ‘teleipuina’

Martes, 14 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Las terrazas del Kursaal se llenaron en la tarde de ayer de un público compuesto por los más pequeños de las familias, que disfrutaron de lo lindo con un teatro clásico de marionetas, con el televisor como excusa para la diversión. La obra de la compañía vizcaina de títeres de Toni de La Sal arrancó las risas de los txikis, que se mantuvieron muy atentos al guion de una historia que comienza cuando un personaje se dispone a instalar las nuevas señales de televisión en su casa y las complicaciones empiezan a crecer sin fin. El teatro de marionetas, en euskera y al aire libre, tenía también su mensaje oculto en contra de los excesos en el uso de las omnipresentes pantallas, que no pasó desapercibido para padres y madres. - N.G.

Secciones