La Fiscalía propone vigilar las “acciones inocuas” para prevenir un nuevo 17-A

Al cumplirse un año de los atentados en Catalunya pide controlar el alquiler de coches o la venta de acetona

“Ahora es muy fácil decir que las cosas no se hicieron bien o lo que se tenía que haber hecho” “La alerta de la CIA era tan genérica que impedía avanzar en la investigación”

Lunes, 13 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Madrid - El portavoz de la Fiscalía de la Audiencia Nacional, Miguel Ángel Carballo, admite que de los atentados de hace un año en Catalunya “se han sacado y se sacarán muchas lecciones”, a la vez que niega negligencias en las horas previas -explosión de Alcanar- o que alertas tan “genéricas” como la de la CIA hubieran podido ayudar a evitarlos. En una entrevista con Efe, Carballo propone, como principal lección a extraer, un “mayor control en actividades en un principio inocuas” como el alquiler de vehículos -los terroristas alquilaron furgonetas- o la venta de sustancias como la acetona, que emplearon para elaborar explosivos.

Según señala, era la primera vez que se detectaba en el Estado español el uso con fines terroristas del peróxido de acetona (TATP), explosivo conocido como la madre de satán.Por eso entiende que los Mossos no tuvieran sospechas en un primer momento de que la explosión en el chalé de Alcanar (Tarragona), horas antes de los atentados, escondía detrás la preparación de acciones terroristas. Hasta ese momento no había habido una explosión por TATP, “de una manera tan masiva”, y por ello “no era descartable confundirlo con una explosión de gas” por otra cuestión “que no estuviese relacionada con el terrorismo”. “Ahora es muy fácil decir que las cosas no se hicieron bien, cómo se tuvieron que hacer, lo que se tenía que haber hecho, lo que no se hizo...”, reflexiona el fiscal, que rechaza firmemente que se pueda “hablar de descoordinación policial”. Prueba de ello, señala, es que “en cuanto se tuvo conocimiento y conciencia” de lo que había pasado, “la actuación de Mossos, Policía y Guardia Civil fue muy correcta y exhaustiva”.

Radicalización “Otra experiencia de futuro” es, en su opinión, la que refleja el proceso de radicalización de esta célula, que actuaba, “como manifiestan los investigadores, más off line que on line”, lo que significa, que su radicalización no fue a través de Internet, sino que vino de su entorno, en concreto del imán de Ripoll.

Eso provocó que su proceso de radicalización y “sus fases de preparación de los atentados” fueran “difícil de prevenir”. “Eran personas totalmente integradas socialmente, no tenían carencias, especialmente económicas, incluso alguno de ellos y entre ellos hablaban en catalán y alguno ni siquiera dominaba la lengua árabe”, expone Carballo.

Por eso estima crucial “insistir mucho en la investigación con las fuentes humanas, aunque la monitorización en las redes sociales es algo que es efectivo y sigue siendo”.

De los posibles vínculos que se ha especulado pudo tener el imán de Ripoll con el CNI, el fiscal sostiene que en la causa no hay “constancia” de esa relación, más allá de la visita que le hizo en prisión uno de sus agentes en 2014, cuando cumplía condena por tráfico de drogas.

En cuanto a la alerta de la CIA de un atentado en verano en Las Ramblas, Carballo señala que con esa información tan “genérica” poco se puede avanzar en una investigación. Siendo además un objetivo tan “obvio” como es una de las ciudades más importante de España, país amenazado por el yihadismo, que anhela recuperar el Al Andalus, y estando en un nivel de alerta ya entonces de 4 sobre 5. “No cabe hablar de una advertencia que hubiese debido generar una actuación que no se llevó a cabo y por eso no se evitaron los atentados, al menos eso no es lo que se percibe en el sumario. No hay nada de ello”, afirma rotundo.

Además dice que tampoco hay que olvidar que, desde 2004 -año del 11M en Madrid-, España no sufrió ningún atentado hasta el de hace un año, algo que no les hace sentirse “satisfechos”, pero defiende que se está actuando “en una línea adecuada”. - Efe