Las fiestas se preparan con sudor

Los montadores de las ferias y los piratas trabajaron ayer a destajo

Sábado, 11 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

la preparación de la Semana Grande requiere de mucho trabajo durante los días previos a las fiestas. Desde el pasado lunes cientos de personas se han esforzado durante muchas horas para que la Aste Nagusia se celebre de la mejor manera posible. La Parte Vieja estaba ayer por la mañana llena de camiones y furgonetas, que se movían constantemente entre el Boulevard y el muelle. Múltiples personas se encargaban de montar todo lo que faltaba, sudorosas debido al estrés de última hora.

“Llevamos desde el lunes instalando todas las atracciones”, explicó uno de los trabajadores de las ferias del Paseo Nuevo. Este año habrá con un total de siete atracciones y diez puestos de feria, tómbolas y bares ambulantes. El precio de las atracciones será de entre 3 y 3,20 euros. En algunas tómbolas dos boletos costarán un euro y 35 valdrán diez. La mayoría de los puestos ya estaban preparados ayer porque a las 17.30 horas se abría al público el recinto ferial. Pero a la noria todavía le quedaban algunas piezas por ajustar y seis operarios, sudando al sol, continuaban trabajando en ello.

Pero el Paseo Nuevo no era el único lugar donde había mucho movimiento. El muelle donostiarra estaba lleno de “piratas” que daban los últimos retoques a los espacios festivos que se utilizarán durante la semana. El escenario de los conciertos ya estaba instalado y los chavales, que trabajaban a destajo en el muelle, colocaban los materiales que faltaban en la zona denominada La Flamenka.

“Estamos con muchas ganas, ya que esta es la culminación de un proceso de muchos meses donde ha habido reuniones y muchos debates porque cada uno ha puesto sobre la mesa sus puntos de vista”, explicaban algunos piratas de la cofradía Jaranero. “Estamos muy contentos de permanecer un año más en el muelle y demostrar todo lo que hemos preparado en estos meses”, añadió otro. - Gorka Martínez