Arabia Saudí ataca autobuses llenos de niños yemeníes matando a 41 de ellos

Los atacantes aseguran en una nota que el bombardeo fue una “acción militar legítima”

Jaled Abdalá - Viernes, 10 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Saná - Medio centenar de personas, entre ellas muchos menores, murieron ayer en un bombardeo de la coalición militar liderada por Arabia Saudí contra autobuses que transportaban a niños en un mercado de la ciudad de Dahian, en el norte de la provincia septentrional de Saada, feudo de los rebeldes hutíes. El jefe de la delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en el Yemen, Johannes Bruwer, confirmó a través de Twitter la muerte de un total de 50 personas y 77 heridos, y detalló que el hospital de Al Talh, que cuenta con el apoyo de esta organización, recibió 30 muertos y 48 heridos, la gran mayoría de los cuales son niños. “Los niños no deben pagar el precio de una guerra muy de adultos”, dijo Bruwer en su tuit. Anteriormente, el portavoz de la Cruz Roja en el Yemen, Adnan Hazam, informó de que el hospital de Al Talh, recibió 29 cadáveres de menores de entre 10 y 14 años, además de 48 heridos, entre los que hay 30 niños.

Por su parte, el doctor Salah Qurban, director del hospital Republicano de la ciudad de Saada, capital de la provincia homónima, dijo que ese centro recibió quince cuerpos, de los cuales doce pertenecen a menores de 18 años, además de 36 heridos, 24 de ellos menores.

“El bombardeo tuvo como objetivo un autobús que transportaba a cerca de 60 alumnos de una escuela de verano y tres maestros, y el resto de las víctimas son vendedores y clientes” del mercado de Dahian, detalló Qurban. El director del hospital público agregó que los fallecidos y los heridos fueron transportados todos juntos en vehículos por ciudadanos que se ofrecieron voluntarios para socorrerlos. “La situación es dramática y catastrófica, hemos hecho lo que hemos podido en colaboración con las instituciones y la Cruz Roja”, destacó.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) expresó su “horror” por el ataque y señaló que “muchos niños inocentes han sido matados o mutilados”, destacando en un tuit que algunos de ellos llevaban mochilas de esta agencia de la ONU. Anteriormente, el portavoz del Ministerio de Salud del Gobierno de los rebeldes hutíes en Saná, Yusef al Hadari, explicó que los menores estaban de camino a un centro educativo de verano que depende del Ministerio de Asuntos Islámicos. Al Hadari también señaló que en Dahian no hay centros sanitarios para tratar a las víctimas, por lo que estaban siendo transferidos a Saada, pero advirtió de que incluso en esta urbe los hospitales “no serán suficientes para el gran número de heridos”.

Por su parte, la coalición árabe liderada por Arabia Saudí afirmó que el bombardeo que realizó contra un autobús que trasladaba a niños, es una “acción militar legítima”.