Una reconstrucción costosa

Norel, Clark y Fakuade son tres de los que no siguen en el GBC.

el delteco gbc, que ha perdido a prácticamente todos sus referentes de la brillante temporada pasada, debe confirmar aún cuatro fichajes para cerrar la plantilla

Un reportaje de Néstor Rodríguez. Fotografía Gorka Estrada - Viernes, 10 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

después de dos exitosos cursos deportivos, saldados con el ascenso a la ACB y con la permanencia en la máxima categoría, el Delteco GBC esperaba un verano más tranquilo de lo habitual, sin esa incertidumbre de no saber en qué categoría iba a jugar -algo que le ha sucedido en muchas ocasiones por uno u otro motivo- o de cuánto dinero iba a disponer para configurar el equipo. Sin embargo, la realidad es muy distinta y las últimas semanas están resultando movidas en las oficinas del club, ya que la confección de la plantilla sigue aún en el aire y por el camino se han quedado casi todos los jugadores que brillaron el pasado curso.

Un vistazo a las estadísticas de la temporada 2017-18 confirma que el GBC ya no contará la campaña venidera con seis de los nueve jugadores que más minutos estaban en cancha: Jordan Swing, Daniel Clark, Kenny Chery, Henk Norel, Danny Agbelese y Michael Fakuade. Sí siguen los otros tres hombres que entraban habitualmente en la rotación -Dani Pérez, Fede Van Lacke y Miquel Salvó- además de un Xabi Oroz que fue el décimo jugador más utilizado por el entrenador, Porfi Fisac, otro de los que no continúa. Si la importancia de los que no siguen se midiera en su aportación ofensiva, la pérdida parece aún más traumática, ya que los cuatro máximos anotadores -los únicos que pasaron de los diez puntos por encuentro- fueron Norel, Clark, Swing y Chery. La pérdida de este último se da por hecha, ya que un jugador de sus cualidades está muy cotizado, no así las de Norel y Clark. El Consejo presidido por Nekane Arzallus confiaba en que los interiores siguieran vistiendo la camiseta del GBC, pero ambos han decidido marcharse, además a rivales directos en esa hipotética lucha por la permanencia: Breogán y Fuenlabrada. Especialmente doloroso ha sido perder a Norel, que ha pagado 30.000 euros por romper su contrato y firmar con un equipo que acaba de ascender pero que quiere montar un proyecto ambicioso basado en su afición: por ahora tiene 4.000 socios, el doble que el GBC, lo que supone también más dinero para fichar.

El club guipuzcoano, por tanto, se ha visto obligado a acudir al mercado a cambiar más de media plantilla y a hacerlo, además, en una situación económica que sigue siendo delicada y no invita a hacer demasiados dispendios. La sensación es que al Delteco GBC le está costando mucho competir con el resto de clubes a la hora de contratar jugadores y, de hecho, aún le faltan cuatro piezas para completar la plantilla cuando el resto de equipos tienen los deberes hechos o casi hechos.

Continúan Dani Pérez, Gaizka Maiza, Xabi Oroz, Fede Van Lacke y Miquel Salvó, a los que se han unido dos exteriores llamados a ser importantes y aportar muchos puntos como son Alberto Corbacho y Garrett Nevels, y un exterior de rotación, el senegalés Mouhamed Barro, un cinco procedente del Oviedo de LEB Oro. Faltarían por llegar un base titular -ha sonado en los últimos días el nombre de Anthony Ireland, base que ha destacado en el Juventus Utena lituano- y hasta tres interiores. Uno de ellos podría ser Beqa Burjanadze, poderoso ala-pívot que acreditó un buen nivel hace dos años en el Andorra, pero que se pasó en blanco la pasada campaña por una lesión de rodilla. Además, L’Sportiu indicaba ayer que Jordi Trias, veterano pívot que ha jugado este pasado curso en el Manresa, tiene una oferta del GBC.

Secciones