El gobierno de Sánchez regulará el alquiler vacacional, como le reclama Donostia

Una mujer pasa frente a un edificio con apartamentos turísticos. (Foto: Ruben Plaza)

Se definirá qué es una vivienda turística, lo que afectará a la ley de arrendamientos La ministra de Turismo admite que el fenómeno afecta al precio del alquiler

C.A./E.P. - Jueves, 9 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - El Gobierno central abordará la regulación del alquiler vacacional a partir de septiembre, como ha solicitado en más de una ocasión el Ayuntamiento de Donostia, que se ha mostrado partidario de una norma general para que los municipios tengan una herramienta legal y segura que les permita controlar el fenómeno de la transformación de las viviendas en pisos vacacionales, con consiguiente reducción de alojamientos para vivir.

Precisamente ayer, tras conocerse que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) recurrirá en contra de la ordenanza de pisos turísticos de Donostia, Bilbao y Madrid, el alcalde donostiarra, Eneko Goia, defendió que el Gobierno central promueva una “regulación general” sobre estas viviendas para “aclarar las cosas”. Goia, además, manifestó que, hasta el momento, el Ejecutivo del PP “siempre se ha opuesto a hacerlo”, pero añadió que, si se llevara a cabo, “en el sentido que hay que hacerlo”, podría mejorar la situación.

Asimismo, consideró que la tesis de la CNMC, de que por ser propietario de algo “uno puede tener derecho a hacer cualquier cosa”, podría llevar “al absurdo de pensar que se podría instalar un bar en un cuarto piso”. Goia recalcó que el Ayuntamiento se opondrá al recurso y defendió la autonomía municipal para definir los usos del suelo.

Por su parte, la consejera vasca de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, afirmó que no entiende “lo que hace la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC)” con su recurso a las normativas sobre viviendas turísticas, ya que “lo único que se está haciendo es regular de la mejor manera posible la convivencia y el equilibrio entre diferentes tipos de alojamiento”.

Para la consejera, “lo que se ha judicializado es la capacidad de la regulación desde el punto de vista del urbanismo del mantenimiento del equilibrio entre las diferentes actividades de alojamiento en las ciudades, es decir, la capacidad que tiene un ayuntamiento de decidir cuántos y cómo tienen que vivir diferentes tipos de alojamientos. Eso es una competencia municipal y hay que velar por ese equilibrio”, dijo.

La regulación de las viviendas turísticas, según anunció ayer la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, se abordará a partir de septiembre, cuando eche a andar el grupo de trabajo acordado con las Comunidades Autónomas en la Conferencia Sectorial y en el que se dará voz a plataformas como Airbnb o HomeAway, con el objetivo de establecer unas líneas maestras generales que arrojen luz a la maraña normativa actual sobre viviendas de uso turístico.

Así lo aseguró Maroto, que avanzó que ya se está revisando toda la normativa existente sobre viviendas de uso turístico, tanto de los decretos autonómicos como de las leyes que habría que cambiar para “tratar de encajar la definición de vivienda turística”, lo que conllevará además algunos cambios en la normativa estatal sobre arrendamiento.

“Nos hemos dado un margen este año en el que yo creo que podemos tener realmente perfilados cuáles van a ser los cambios y llevarlos al Parlamento para que puedan ser aprobados”, afirmó Maroto.

La ministra, que dejó claro que son las comunidades autónomas las competentes para regular en esta materia desde 2013, subrayó también la importancia del grupo interministerial creado por el Gobierno para reorientar la política de vivienda y del alquiler.

impacto en el alquiler “Las viviendas de uso vacacional han tenido un impacto importante en la subida de los precios del alquiler. Incorporarlas y estar coordinados dotará de una transversalidad a las políticas que que servirá para regular mejor la vivienda turística y el alquiler en general”, destacó.

El Gobierno quiere acotar la definición de arrendamiento de temporada en la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), que limita el alquiler de viviendas vacacionales y apartamentos por parte de particulares vinculándolo a la legislación turística de las Comunidades Autónomas o aplicando este régimen si no hay una norma autonómica.

La titular de Turismo espera que el grupo de trabajo creado en paralelo por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) contribuya a unificar criterios.

registro unico Maroto ve viable “un registro único” de pisos turísticos con los datos aportados por las Comunidades Autónomas para ofrecer una imagen real de su impacto en el turismo, algo que ya han pedido algunas plataformas. “Queremos trabajar con las comunidades autónomas para un registro único de forma que ellas, que son las competentes, nos transfieran datos para poder contar con información de este fenómeno y valorar su evolución”, recalcó la ministra de Turismo. 

Secciones