Gorka Sedano gerente del grupo gisma

“Un buen sistema de gestión amplía las oportunidades de negocio a las empresas”

Gorka Sedano, gerente del Grupo Gisma, a la izquierda de la imagen

El Grupo Gisma se ha propuesto el ambicioso reto de convertirse en líder en la implantación de sistemas de gestión en el tejido empresarial vasco

Maialen Mariscal Javi Colmenero - Jueves, 9 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - El traslado de la sede del donostiarra Grupo Gisma para “hacer más empresa” marcó en 2017 un año de celebraciones por su 20º aniversario que culminó con un acto conmemorativo en la Fundación Orona de Hernani. Tras las felicitaciones, hay que seguir trabajando y mejorando “para permanecer por lo menos 20 años más”, según afirma su gerente, Gorka Sedano.

¿Qué cifras definen al Grupo Gisma 20 años después de su constitución?

-Somos una empresa en la que trabajan catorce personas, más los colaboradores, con oficinas en Donostia y Urretxu. Nuestra actividad se enfoca a la implantación de sistemas de gestión.

Gisma nace como consecuencia de la crisis de la década de los 80, al ver las empresas la necesidad de implantar sistemas de gestión para ser más competitivas. En la actualidad, ¿se ha producido una reflexión similar tras la reciente crisis económica y financiera?

-La crisis ha enseñado algo al tejido empresarial, porque las organizaciones que han aguantado mejor durante esta época han sido las que están mejor organizadas y las que tienen un mayor control sobre sus trabajos y competencias. Las empresas ordenadas han sido las que se han salvado, y eso es una clave.

¿Los sistemas de gestión son igual de válidos en todos los sectores?

-Sí, solo que cada uno tiene una norma específica. Por ejemplo, en los mecanizados es la ISO 9001, en aeronáutica es la EN 9100 o en la actividad médica es la ISO 13485. Además, una empresa determinada puede tener implantada una norma, pero le conviene adaptar otras para ganar en competitividad. Si un negocio quiere entrar en otros mercados va a necesitar implantar las normas que esos mercados le requieren, y lo mismo sucede en el caso de que quiera ofertar productos de alto valor añadido.

El grupo cita la adaptación a la idiosincrasia de la industria vasca como un elemento diferencial. ¿En qué se concreta?

-Fundamentalmente, en la tipología de empresas con las que trabajamos, que son pymes, y más tirando a pequeñas que medianas. Además de aportarles la experiencia de un equipo estable de profesionales, también contamos con dos ingenieros informáticos. En este punto, destacar que tenemos tecnología propia para implantar los sistemas de gestión. La atención minuciosa es algo que valoran los clientes, porque el nivel de cariño que los propietarios tienen a sus empresas es alto y piden un servicio de calidad.

¿Qué aporta un sistema de gestión a una empresa?

-La clave es que crea orden y genera método. Un sistema de gestión proporciona un control sobre los datos que facilita la toma de decisiones adecuadas, al aportar información sobre el funcionamiento de la empresa. Junto con esto, hay que recordar que los mercados exigen determinadas normas según para qué actividad.

¿Qué plazo medio requiere la implantación de un sistema de gestión?

-Varía en función de la complejidad del sistema, pero como media lo situaría entre seis y diez meses.

¿Cuáles son las condiciones que requiere este proceso?

-El proceso es sencillo siempre que la persona a la que una empresa contrata para implantar el sistema lo conozca en profundidad. Un factor que puede representar una dificultad es que la norma no te obliga, es decir, tan solo te dice “qué”, pero el “cómo” lo tiene que decidir la persona y, según los criterios utilizados, el proceso puede ser más o menos largo, más o menos complicado. En nuestro caso, procuramos encontrar la manera más lógica de implantar el sistema, nuestra labor es buscar un “cómo” eficiente y cómodo.

Existen muchos sistemas de gestión. ¿Cómo sabe una empresa cuáles son los que más le convienen?

-La más concurrida es la ISO 9000, que puede utilizar tanto una peluquería como una empresa industrial. Al cliente le puede valer con tener tan solo esta norma, pero lo habitual es que un negocio tenga entre una y cuatro normas implantadas.

¿Se dan casos de implantar un sistema de gestión determinado atendiendo únicamente a criterios externos en lugar de atender a las necesidades reales de la pyme?

-Puede pasar, porque la empresa está más en su día a día y no tiene ocasión de reflexionar sobre sus propias necesidades en el ámbito de los sistemas de gestión para guiarse por lo que sabe de fuera. Nosotros estamos precisamente para evitar esta situación, tratamos de identificar las necesidades de las organizaciones y proponerles las normas adecuadas. Además, realizamos una labor de búsqueda de oportunidades, porque las normas también las generan.

¿Qué carencias observa entre el empresariado guipuzcoano con respecto a los sistemas de gestión?

-Su falta de uso. Las normas tienen cosas buenas que no se aprovechan. En general, las empresas no utilizan todo el potencial que tiene la norma a nivel interno.

¿Qué retos afrontará el grupo Gisma en el medio plazo?

-Perdurar otros 20 años. Nuestra apuesta es ser líderes en sistemas de gestión en el País Vasco, y asumir esa responsabilidad.

Secciones