Mesa de Redacción

Error perdonable

Por Jurdan Arretxe - Miércoles, 8 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Hará diez años cuando, en mitad de una entrevista radiofónica que no fue a ningún lado, un becario calzó la palabra miembra en una pregunta. Su mente sabía que, en mitad del debate de la ministra Aído, la expresión no era correcta, pero como no encontraba alternativa, el cerebro la soltó. Cuando el becario salió del estudio, en aquella pequeña redacción hubo algunas risas que recordé el domingo, cuando la presentadora del Canal 24 horas Mercedes Martel interrumpió su relato: “Antes de seguir, queremos pedirles disculpas por el error cometido antes cuando hemos dicho presos políticos de ETA, insistimos, por error, cuando queríamos decir presos de ETA”. Visto el día, quizá el error pasara sin pena ni gloria, como cuando la manada de hienas olisquea esquinas lejanas. Martel calificó su error de “imperdonable”, pero una hiena avisó. Enfadadísimas por no ser las que descubrieron la carroña, muchas convirtieron en literal el calificativo de “imperdonable”. El anonimato que no tienen en otros ámbitos de su vida -en los que siguen pensando igual- les ayudó. Ya era tarde para todo. A una turba de advenedizos y aprendices del linchamiento que solo progresan haciendo leña del árbol caído nunca le valen las disculpas de una presentadora que no conocerían antes del error.