Gipuzkoa pasa del bochorno a los 20 grados en menos de 24 horas

La playa de La Concha abarrotada de gente, ayer.

El día más caluroso del año da paso a una meteorología más habitual: nubes, inestabilidad y fresco

Marta Hidalgo Ruben Plaza - Martes, 7 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - Gipuzkoa vivió ayer uno de los días más calurosos del año -probablemente, el que más-, según Euskalmet. Las temperatura superaron los 30 grados en prácticamente todo el territorio, lo que hizo que las playas y las piscinas fueran el refugio contra el calor para la población. Las previsiones para esta semana, sin embargo, indican un descenso notable de las temperaturas, entre cinco y diez grados, y la vuelta a la inestabilidad y las nubes que caracterizan el paisaje guipuzcoano.

Azpeitia fue el municipio que registró ayer la máxima temperatura. Sus termómetros llegaron a marcar 39,4°C durante el día y 18,6°C por la noche. En Donostia, se llegó a registrar una máxima de 30,1°C en la isla de Santa Clara y 34,5°C en el parque tecnológico de Miramon. La vuelta a las temperaturas habituales en Gipuzkoa ya es una realidad, pero durante la madrugada de hoy el calor se ha mantenido en todo el territorio.

Las temperaturas extremas que mantuvieron ayer a Gipuzkoa en alerta amarilla se deben a que una masa de aire proveniente del norte de África, que suele afectar a la parte central y sur de la península ibérica únicamente, ha superado estos días las fronteras vascas. La masa de aire que ha estado sobre Euskadi concentraba una temperatura entre 5 y 10 grados por encima de lo habitual a una altura de 1.500 metros, y ha llegado a los 24°C cuando lo normal es que esté a 16°C, según explicó el coordinador de la agencia vasca de meteorología, Santiago Gaztelumendi.

Las temperaturas dejaron ayer un mapa en el que las zonas costeras fueron las que registraron los valores más bajos, mientras que las zonas del interior de Gipuzkoa y de la zona oeste fueron las que más calor registraron. Además de Azpeitia, los municipios de Alegia, Arrasate, Ordizia, Oñati y Andoain superaron los 35°C. Las zonas costeras de Donostia o Zarautz llegaron a superar los 30 grados, mientras que en Behobia se alcanzaron 34,8°C.

‘casi’ ola de calor A pesar de que la sensación haya sido esta última semana de estar atravesando una ola de calor en Euskadi, no ha sido así. El coordinador de Euskalmet explicó que, para considerar este fenómeno, tiene que haber aviso amarillo por temperaturas extremas durante varios días.

Euskadi rozó el aviso por ola de calor el pasado jueves y viernes, cuando se registró la alerta durante los dos días consecutivos, pero la tregua de las temperaturas del fin de semana lo disiparon. El caso de ayer, sin embargo, fue un aviso “de forma aislada”, por lo que no se puede considerar que hubiera una ola de calor, explicó Gaztelumendi.

A diferencia del territorio vasco, el resto de la península seguirá durante los próximos días en alerta por temperaturas altas, ya que la masa de aire caliente no se retirará todavía.

A pesar de estos registros, la Cruz Roja no tuvo que atender ningún caso de lipotimia o golpes de calor. Desde la organización que se ocupa de la seguridad y atención de las playas apuntaron que la gente estaba “sobre aviso y prevenida” y que se han seguido correctamente los consejos de no exponerse al sol durante las horas centrales del día o de hidratarse correctamente cuando los mercurios suben.

VUELTA A LOS 20 La masa de aire que ha hecho que suban los termómetros en Gipuzkoa abandonará a lo largo del día de hoy el territorio dando paso a las temperaturas más habituales, unos 25°C, y a medida que avance la semana, los termómetros seguirán descendiendo hasta los 20 grados. La nubosidad, además, se volverá a hacer acto de presencia y puede haber precipitaciones en la madrugada del miércoles al jueves. Los termómetros caerán entre 5 y 10 grados los próximos días.

Secciones