gizartea

Bandera roja en las playas desde el 14 por huelga

Los socorristas amenazan con un paro indefinido si no se alcanza un acuerdo para “dignificar” sus condiciones laborales

Sábado, 4 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Donostia - Socorristas de las playas de Gipuzkoa, contratados por la Cruz Roja, iniciarán el próximo día 14 una huelga indefinida para toda la temporada estival, convocada por ELA, en el caso de que no se alcancen acuerdos que “dignifiquen” las condiciones del sector. Representantes de este colectivo ofrecieron ayer una rueda de prensa en Donostia en la que criticaron el “inmovilismo” mostrado por parte de Cruz Roja y de los ayuntamientos afectados en este conflicto laboral. Estos socorristas ya celebraron tres jornadas de paro los pasados 29, 30 y 31 de julio y criticaron los servicios mínimos del 80% decretados entonces por la Consejería de Trabajo y Justicia del Gobierno Vasco.

La portavoz de ELA, Maddi Aspiazu, leyó un comunicado para anunciar la “firme decisión” de los socorristas de dar comienzo a esta huelga indefinida en defensa de sus reivindicaciones que son “claras”: subidas salariales, organización de descansos, calendarios y vacaciones, y estabilidad en el empleo a través de contratos fijos discontinuos.

“Jornadas de diez horas con apenas veinte minutos para comer”, escasez de personal y salarios por debajo de los profesionales que desarrollan su trabajo en las piscinas son algunas de las quejas manifestadas por estos profesionales que velan por la seguridad de los bañistas en las playas de la capital guipuzcoana, Zumaia, Getaria y Orio.

Los socorristas criticaron también la “total pasividad” mostrada por los ayuntamientos contratantes del servicio de socorrismo en las playas pese a ser, a su juicio, “responsables de este servicio municipal y de la precariedad de los trabajadores que realizan estas tareas”. El colectivo pidió ayer a la Cruz Roja y a los consistorios que se “tomen en serio esta negociación y hagan el esfuerzo necesario para llegar a acuerdos”.

Aspiazu explicó que durante las tres jornadas de paro celebradas a finales de julio los socorristas colocaron bandera roja en las playas afectadas al entender que no estaba suficientemente garantizada la seguridad de los usuarios. Las personas que decidían meterse al agua lo hacían, por tanto, bajo su responsabilidad. - Efe