Mediaset y Atresmedia, requeridas por incitar al odio

La CNMC les acusa de mala praxis al informar del caso de la desaparición y asesinato del niño Gabriel

Sábado, 4 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

madrid - La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha advertido a Atresmedia y Mediaset por las informaciones que durante la investigación de la desaparición y asesinato del niño Gabriel hicieron de un sospechoso, posteriormente exculpado, al considerar que “incitaron al odio”.

La CNMC ha hecho un requerimiento a los dos grupos de comunicación para que en sus programas y tertulias “eviten la emisión de contenidos que puedan suponer incitación al odio, respeten el honor, la intimidad y la propia imagen de las personas y el deber de diligencia en la comprobación de la veracidad de la información”. Unas obligaciones que, según recuerda Competencia en el requerimiento, están recogidas en la Ley General de Comunicación Audiovisual. Además, les advierte de que “deben actuar con diligencia en la comprobación de la veracidad de los contenidos que emiten”.

El requerimiento tiene su origen en la denuncia presentada por el Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA), organismo que canalizó las quejas presentadas por un particular sobre el tratamiento informativo dado a un tercero inicialmente sospechoso, y posteriormente exculpado, en relación con la desaparición y asesinato del niño Gabriel. Las imágenes se emitieron en Antena 3, La Sexta y Telecinco.

Durante los días en los que Gabriel Cruz, de ocho años, estuvo desaparecido, se investigó, entre otras personas, a un hombre condenado por acosar a la madre. Una persona que finalmente fue exculpada del caso pero sobre quien las citadas cadenas emitieron imágenes y opiniones que supusieron incitación al odio sobre esta persona y no respetaron su honor, intimidad e imagen.

“El tratamiento informativo de los sucesos que despiertan interés en la sociedad no debe incluir hipótesis o conjeturas sobre posibles culpables cuando se identifica a estos o se dé información que permita identificarlos”, señala el organismo regulador. Tampoco deben difundir “rumores, especulaciones o informaciones no contrastadas”, ni siquiera, advierte, “cuando forme parte de un contenido de entretenimiento y no meramente informativo”. - Efe