Pedro Sánchez dispara al PSOE a diez puntos de PP y Ciudadanos

El PSOE roza el 30% en intención de voto y crece a costa de C’s y Podemos, que pierden fuelle
El CIS da un empate a PP y Ciudadanos, que suman menos que socialistas y morados juntos

Viernes, 3 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - La llegada de Pedro Sánchez al Palacio de la Moncloa ha disparado al PSOE que, a costa de Unidos Podemos y de Ciudadanos, se sitúa ya como la primera fuerza política con el 29,9% de los votos, superando en 9,5 puntos tanto al PP como a la formación de Albert Rivera, que pierden fuelle. Según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) del pasado mes de julio, los socialistas suben casi ocho puntos en estimación de voto desde la encuesta de abril, mientras que los populares bajan casi cuatro puntos, lo que supone otro suelo electoral, y Ciudadanos dos, empatando ambos en estimación de voto, con el 20,4%.

La encuesta deja una fuerte movilización del votante de izquierdas, que estaba preso de una cierta apatía hasta la llegada de Sánchez, aunque es previsible que la acción de Gobierno vaya desgastándole y suavice el rebote que le otorga el CIS. La suma de socialistas y morados supera con creces a la de populares y naranjas, un 45,5% frente a un 40,8%. En las elecciones generales de junio de 2016 la suma de PSOE y Podemos era del 43,7% mientras que PP y Ciudadanos sumaban un 46%.

En abril, los conservadores ya llegaron a su mínimo histórico por el escándalo de Cristina Cifuentes con una previsión del 24% de los sufragios. En ese momento había un empate técnico entre las tres primeras formaciones que ahora se ha roto con el impulso del PSOE. Unidos Podemos y sus confluencias también se dejan cuatro puntos y se quedan en el 15,6% de los apoyos. No obstante, la encuesta refleja la llegada de Sánchez al Gobierno pero no tiene en cuenta el nuevo liderazgo en el PP, ya que el trabajo de campo se llevó a cabo entre el 1 y el 10 de julio, cuando todavía no se había cerrado el proceso de primarias que hizo presidente del partido a Pablo Casado.

Más allá de los cuatro principales partidos, el sondeo muestra una subida de ERC de nueve décimas, hasta el 3,9% y una bajada del PDeCAT en cuatro décimas, hasta el 1,3%. Por su parte el PNV ni mejora ni empeora sus números tras votar a favor de derrocar a Mariano Rajoy para su sustitución por Sánchez. Los jeltzales mantienen el 1,2% que cosecharon en las elecciones generales de 2016, mientras que EH Bildu logra en este CIS un 0,6% una décima menos que en los comicios de hace dos años.

La subida del PSOE y la diferencia con el resto de fuerzas es aún superior en el llamado “voto directo”, que muestra la respuesta espontánea de los encuestados sin la estimación que realizan los técnicos del CIS. El PSOE obtiene el 23,9%, 10,4 puntos más que en abril, y se coloca 12,6 puntos por encima de Ciudadanos (11,3%) y hasta 13,7 por encima del PP (10,2%).

El crecimiento en la intención de voto del PSOE se produce principalmente a costa de los votantes de Unidos Podemos y de Ciudadanos. Los socialistas se harían con el 12% de los votos del partido de Pablo Iglesias y con el 7,5% del de Albert Rivera en las pasadas elecciones generales. Y es que los socialistas logran conservar al 77,3% de sus votantes, siendo la cuarta fuerza de ámbito nacional con mayor nivel de fidelidad, después de ERC (87,3), EH Bildu (84) y PNV (81,2).

El crecimiento del PSOE se explica no solo por el trasvase de votos de Unidos Podemos y Ciudadanos, sino también desde partidos de ámbito autonómico. Un 34,5% de los electores de En Marea -la confluencia gallega de Podemos- confiesan que si hubiera elecciones votaría al PSOE, porcentaje del 20% en el caso de Compromís (Valencia) y del 10,4% entre los votantes de En Comú Podem (Catalunya).

‘efecto tezanos’ Los partidos de la oposición restaron importancia al barómetro: Ciudadanos se ve como alternativa, mientras que el PP confía en el efecto Casado y Unidos Podemos recuerda los “vaivenes” de las encuestas. El PSOE, por su parte, desliga los buenos datos del fichaje como nuevo director del CIS de José Félix Tezanos, que tuvo que dejar la Ejecutiva del PSOE ante las críticas a su decisión de compatilizar los cargos.

A pesar de esta importante subida del PSOE, solo un 28,8% de los encuestados reconoce tener “mucha” o “bastante confianza” en Pedro Sánchez, un porcentaje muy semejante a la estimación de voto que obtiene el PSOE. En cuanto a la gestión del nuevo Ejecutivo, solo el 19,1% la ve buena o muy buena, frente al 27,3% que la califica de mala o muy mala y el 33,9% que la ve regular.

Frente al 28,8% que dice confiar mucho o bastante en Sánchez, hay un 65,6% que tiene poca o ninguna confianza en el jefe del Ejecutivo. Pese a ello, Sánchez se ha convertido en el líder político mejor valorado de los cuatro principales partidos, puesto en el que sustituye al presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que pasa a ocupar el segundo puesto en este listado. El traje de presidente del Gobierno parece haber mejorado la opinión que de él tienen los españoles y recogiendo una importante subida respecto a su trayectoria en los últimos meses. El nuevo jefe del Ejecutivo consigue una nota de 4,04 sobre diez, mientras que Rivera, la otra cara de la moneda. Obtiene un 3,35 y sufre una notable bajada en su valoración con una pérdida de 0,44 puntos. Una caída considerable puesto que antes estaba anclado entre los dirigentes políticos más valorados.

La encuesta aún no pregunta por Pablo Casado y sí por Rajoy, que obtiene la peor calificación de los cuatro, 2,83 puntos, por detrás del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que aguanta el desgaste de la compra de su chalé de más de 600.000 euros, y logra subir a los 2,96 puntos. Del conjunto de líderes políticos, el mejor valorado sigue siendo el portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, con una nota de 4,05, solo una centésima más que el presidente del Gobierno.

duque, el mejor ministro Pedro Duque es el ministro mejor valorado y, con un 5,41, es el único miembro del nuevo Gobierno que supera el aprobado, según el Barómetro del CIS. A continuación se sitúan el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska (4,89);la de Economía, Nadia Calviño (4,81);la vicepresidenta, Carmen Calvo (4,77);seguida por Josep Borrell (4,76), que es, además el más conocido por los españoles. Todos, además, superan en valoración al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y eso que su 4,04 le sitúa casi en cabeza de los líderes por los que pregunta el CIS.

Las valoraciones proceden, sin embargo, de un nivel bajo de conocimiento por parte de los ciudadanos. De este modo, el 83,2% de los encuestados asegura no conocer al ministro de Agricultura, Luis Planas y el nivel de desconocimiento supera también el 80% cuando se pregunta por los titulares de Justicia, Hacienda y Economía. - N.G.