Se agotan en tres días las 1.000 pulseras identificativas para evitar pérdidas de niños

El Ayuntamiento encarga otras 2.000 para repartir entre las familias El pasado año, la Guardia Municipal intervino en 72 extravíos infantiles

Carolina Alonso - Jueves, 2 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - Las pulseras identificativas destinadas a evitar la pérdida de niños y niñas en las calles, que comenzaron a ser repartidas la pasada semana, se han agotado en un plazo de tres días, por lo que el Ayuntamiento ya ha encargado otras 2.000, que serán igualmente entregadas a quienes lo soliciten.

Las muñequeras fueron presentadas la pasada semana por el concejal de Seguridad de Donostia, Martin Ibabe, y el responsable de la Guardia Municipal, Mikel Gotzon Santamaría. Su objetivo es que las habituales pérdidas de los más pequeños en las calles y playas se solventen con rapidez y no provoquen una preocupación más larga de lo necesario.

Estos elementos son de color amarillo y cuentan con dos casillas en las que se deben anotar tanto el nombre de los responsables del menor como su teléfono de contacto. Las pulseras fueron entregadas en la sede de la Guardia Municipal de Morlans, en el edificio consistorial de la calle Igentea y en las furgonetas policiales que se instalan en el paseo de la Zurriola y el Boulevard.

El concejal de Seguridad, Martin Ibabe, se mostró ayer muy satisfecho del éxito de este sencillo elemento, que puede solucionar un susto en poco tiempo. “Creemos que ha sido una buena idea repartir estas pulseras porque la angustia que se puede sentir cuando un niño pequeño se pierde es muy fuerte y más si es extranjero, no conoce el idioma y no sabe dónde se aloja”. Se desconoce aún cuándo estarán listas las 2.000 unidades encargadas. Ibabe recordó que el pasado año la Guardia Municipal intervino en un total de 72 pérdidas de menores. “En realidad hay muchas más que se solventan sin intervención policial”, recalcó.