Euskadi certificará el bienestar animal

Clientes en la carnicería

El certificado acompañará al de Eusko Label en el vacuno, de carne y de leche, cordero, cerdo, pollo y huevos de caserío

Jueves, 2 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - En realidad, todos los productos de origen animal de cualquier explotación vasca ya están sujetos a una legislación de mínimos que vela por el bienestar de vacas, gallinas, corderos,... Este año, sin ir más lejos, se cumplen 25 años del label de pollo de caserío que nació con un reglamento pionero.

Ahora, los productos Eusko Label se han propuesto seguir avanzando en este modelo de calidad, cercanía y sostenibilidad y para ello han decidido incorporar un método que demuestre objetivamente el cumplimiento de distintos criterios de bienestar animal.

Para ello, se trabaja ya desde HAZI en colaboración con Neiker-Tecnalia, en una certificación que complementaría al sello de calidad y origen de Eusko Label. “Lo que hemos hecho ha sido trabajar con Neiker, organismo científico que lo certifica para otros productores del Estado y del extranjero. Un sello extra que verifica que además de ser de aquí y de calidad, se ha producido cuidando de los animales”, describía ayer Josu Garaialde, director de Promoción de HAZI, la Fundación dependiente del Gobierno Vasco que trabaja para impulsar la competitividad y la sostenibilidad del sector primario, alimentario y del medio rural y litoral.

Lo que busca este plus es “demostrar el compromiso de nuestros baserritarras con los animales que hay en su caserío”, apostillaba en declaraciones a este periódico. Y es que las explotaciones vascas son pequeñas en comparación con las europeas. Esto, que podría parecer un inconveniente, es vendido como una clara ventaja en materia de calidad y de bienestar animal porque, a juicio de Garaialde, “hace que el baserritarra tenga una relación con sus animales, que son algo más que un medio de producción”.

El certificado incluirá todo el ciclo de vida del animal: producción, transporte y llegada al matadero donde hay un veterinario -funcionario de carrera- que se encarga de garantizar las condiciones del animal desde que entran en las cuadras, durante y después del proceso.

La nueva certificación verificará el estado de salubridad de los animales, si tienen acceso a comida y bebida suficientes, si las instalaciones son adecuadas en cuanto a temperatura, humedad, camas, cubiertas, protección para el frío y el calor, zonas de sombras.... “Y también si tienen capacidad para desarrollar sus capacidades etológicas innatas;es decir, su forma de relacionarse con otros animales de su misma especie”, ilustraba Garaialde.

HAZI busca que esta certificación de bienestar animal sea complementaria y se haga al mismo tiempo que se cursa la del label. - J. Fernández

Secciones