Los dos lados de la política, en Loiola

Tapia, Mendoza y San José, entrando a la basílica de Loiola y detrás Tejeria, Olano y Etxeberria.

EL paseíllo institucional hasta el santuario de loiola por el día de gipuzkoa estuvo acompañado por las reivindicaciones de los pensionistas y etxerat, que entregaron sus peticiones A LAS AUTORIDADES

Un reportaje de Marta Hidalgo. Fotografía Esti Veintemillas - Jueves, 2 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

azpeitia acogió, como es tradición, a los principales representantes de las instituciones vascas que, con un paseíllo desde la casa consistorial hasta el Santuario de Loiola celebraron el día de Gipuzkoa. La comitiva institucional estuvo acompañada en su recorrido por las reivindicaciones sociopolíticas de los pensionistas y los familiares de los presos, Etxerat, que entregaron a los representantes políticos sus quejas y peticiones por escrito.

La jornada comenzó frente al ayuntamiento, donde los dantzaris recibieron a la consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, en representación del lehendakari, Iñigo Urkullu, que no pudo acudir al acto como es costumbre. Junto a ella se encontraban la consejera de Trabajo, María Jesús San José;el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano;la presidenta del Parlamento Vasco, Bakartxo Tejeria;la presidenta de las Juntas Generales, Eider Mendoza, y el alcalde de Azpeitia, Eneko Etxeberria, además de otros diputados forales.

Antes de que comenzara el desfile hasta Loiola, los pensionistas se concentraron en la plaza frente a las autoridades para reivindicar, como llevan meses haciendo, una pensión mínima de 1.080 euros y la actualización de su paga con el IPC. Una de las pensionistas se acercó a Bakartxo Tejeria para entregarle una carta con las reivindicaciones del colectivo.

El paseo por las calles del municipio fue silencioso, con el único sonido de las trompetas marcando el paso y con poca afluencia de público. Algunos vecinos decidieron realizar el recorrido acompañando al grupo encabezado por Tapia;otros siguieron el desfile a pie de calle y algunos, sin embargo, optaron por observarlo desde el balcón.

La comitiva culminó su recorrido en el santuario de Loiola, donde les aguardaba el obispo de Donostia, José Ignacio Munilla, que ofició la homilía posterior en el templo ignaciano.

actualidad También como es costumbre, las autoridades respondieron a las cuestiones de la actualidad. Markel Olano reconoció que el curso político que viene es “especial, porque es el último antes del periodo electoral”, un final de legislatura marcado en su opinión por la disminución del desempleo a menos del 8%. Es “un logro” que “cumple” uno de los objetivos que “nos propusimos” al principio de la legislatura.

Por su parte, a Arantxa Tapia le tocó abordar la crisis del sector del taxi. En su opinión, en Euskadi “no existe un problema” porque se respeta al máximo el ratio de una licencia de VTC por cada 30 de taxi y se mostró favorable a asumir, desde el Gobierno Vasco, la competencia reguladora del sector.

A las puertas del templo loiolatarra, se concentraron los familiares de los presos y su portavoz, Naike Diez, entregó un informe a la presidenta del Parlamento Vasco en el que se da cuenta de la situación en la que se encuentra el colectivo y en el que se reclama una vez más el fin de la política de dispersión, que esta semana se ha visto interpelada en la pedrada que recibió el autobús de los familiares que visitaban a los presos en Algeciras. Diez manifestó que son “víctimas de la política penitenciaria” y pidió “no ser objetos de negociación”.

Secciones