Aranburu se corona en Getxo

El joven de 22 años se impuso al favorito Barbero y alzó los brazos por primera vez en su corta carrera profesional.

Logra su primera victoria como profesional en Getxo al superar en el esprint al favorito Barbero

Mikel Reina Oskar González - Miércoles, 1 de Agosto de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

bilbao - En el ciclismo pocas veces se cumple el sota, caballo y rey. Salvo que seas el Sky en el Tour de Francia. Alex Aranburu irrumpió en la edición número 73 del Circuito de Getxo arruinando el plan del Movistar. El joven ciclista del Caja Rural consiguió su primera victoria como profesional imponiéndose al máximo favorito Carlos Barbero en el esprint final de la cuesta de Txomintxu. “Es una carrera preciosa, de casa, por lo que conseguir la primera victoria aquí es muy bonito”, asintió el joven ciclista. El de Ezkio completó la gran labor del Caja Rural que metió bazas para alterar el juego de cartas. “En el tramo final hemos optado por mover la carrera, saltando varios ataques para no dar respiro al pelotón. Por suerte, he podido rematar el gran trabajo de mis compañeros”, aseguró un Aranburu al que era imposible quitarle la sonrisa de la cara.

Antes del pistoletazo de salida el circuito organizado por el Grupo Ciclista de Punta Galea el Movistar partía como el máximo favorito, prevaleciendo su condición de equipo World Tour. A la sombra del rey los aspirantes al trono, las sotas: el Caja Rural, la Fundación Euskadi y el Murias Euskadi. La carrera empezó a dilucidar lo que sería el transcurso de la carrera. Se formó una escapada de cuatro corredores con Juan Antonio López-Cózar (Fundación Euskadi), Pablo Torres (Burgos-BH), Nikolay Mihaylov (Delko Marseille) y Justin Oien (Caja Rural) que llegaron a tener rentas superiores a los dos minutos. Lo esperado. La emoción estaba delante. Para darle un punto más de heroicidad la lluvia hizo su aparición. El asfalto mojado provocó que hubiese varios ciclistas caídos en batalla. Torres y López-Cózar tuvieron un cara a cara por el premio de la montaña. En cada vuelta peleaban hasta el último metro de la pancarta colocada a unos metros de la línea de meta. Contabilizaban las primeras seis subidas al muro de Arkotxa y en la séptima vuelta el vasco logró igualar la contienda a 20 puntos. Todo se decidiría por la clasificación final de ambos corredores. Más emoción aún si cabe. Tras 185 kilómetros López-Cózar entró por delante de Torres y por lo tanto, se aseguró el peleado premio de la montaña. El ciclista del equipo burgalés, por su parte, no se fue con las manos vacías, se llevó el premio a la combatividad por su duelo con el ciclista vasco.

Pero en las últimas tres vueltas al circuito el Movistar se puso el mono de trabajo. Tocaba trabajar para Barbero, que buscaba su tercera victoria en Getxo igualando a Federico Ezquerra. Entraron los caballos en acción. Así, el pelotón fue reduciendo el tiempo sobre los escapados. Mellando las esperanzas de los fugados por cambiar la hoja de ruta de la carrera. Querían dar la sorpresa desde lejos, pero el Movistar se negaba. Incluso Murias aceleró el ritmo en busca de plantar cara a Rafa Valls, Richard Carapaz, Winner Anacona y compañía. Era imposible. Tras 148 kilómetros de aventura los escapados sucumbieron ante el rey. La sota vale menos que el caballo y el rey. Encima de una carrocería superior, el Movistar impuso su condición de equipo World Tour. A lomos de los gregarios el equipo español impuso un ritmo vertiginoso, como en las carreras de caballos en los coliseos romanos. Nada ni nadie les podía parar.

Caja Rural trató de enredar la carrera mediante continuos ataques. Sus corredores iban desbocados en busca de dar la campanada. Primero lo intentó Fabricio Ferrari en el repecho de Gaztelueta, pero fue cazado antes de la última vuelta. Después, Álvaro Cuadros, y seguido, Miguel Ángel Benito. Era inútil, nadie podía escapar de las garras del Movistar. Para los últimos 18 kilómetros el pelotón estaba roto en mil pedazos. En el gran grupo tan solo aguantaban 25 ciclistas. Todo parecía presagiar el final esperado para el rey Barbero. Su equipo controló la carrera al detalle, sin dejar un cabo suelto. O tal vez si. Alex Aranburu arrancó a falta de 200 metros de la subida final al muro de Arkotxa para coronarse en el Circuito de Getxo. “Inimaginable”, comentó el ganador tras cruzar la línea de meta. Primera victoria de su carrera profesional con tan solo 22 años. El príncipe Aranburu le quitó el trono al rey Barbero. Detrás de Aranburu llegaron el ganador del año pasado y Jon Aberasturi del Euskadi Murias. Dos vascos en el podio del memorial Ricardo Otxoa.

El joven de Ezkio redondeó el trabajo colectivo del Caja Rural con una victoria trabajada y prestigiosa. “Venía con muchas ganas, sabía que el final en alto del Circuito de Getxo se ajustaba bien a mis características, en las últimas carreras he tenido alguna llegada parecida y me siento cómodo en ellas. Sabía que sería difícil con corredores como Barbero y Aberasturi, pero lo he conseguido”, analizó Aranburu. Una vez asimilada la victoria, el ganador buscaba con la mirada a sus familiares que le esperaban con una camiseta a modo de bandera en el que se leía “aupa Alex”. Sin bajarse de la bicicleta se fundieron en un abrazo. Después llegó el momento de sus compañeros de equipo. Tras varios intentos fallidos, el joven de 22 años se coronó en Getxo.

Secciones