primer mes de pretemporada

Verano sin tregua

la real cerrará el sábado su primer mes de pretemporada con un bagaje de 35 entrenamientos, 16 jornadas dobles y seis partidos disputados

Marco Rodrigo Ruben Plaza - Martes, 31 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - La Real Sociedad 2018-19 comenzó a trabajar el jueves 5 de julio, con la mirada puesta en un arranque liguero que tendrá lugar el sábado 18 de agosto, en el campo del Villarreal. La preparación txuri-urdin ya ha superado su ecuador, sin que los planes de entrenamientos adelantados hasta la fecha por el club permitan vislumbrar el momento en el que los técnicos bajarán el pistón en cuanto a exigencia física. Esta semana, al igual que en la anterior, el equipo afronta hasta cinco jornadas dobles, un día con una única sesión y el ya habitual descanso de los domingos. Son los propios futbolistas quienes se encargan de subrayar la dureza de la actual pretemporada, corroborando con sus palabras las sensaciones que a priori ofrece su agenda.

Tras regresar a Zubieta dejando atrás casi un mes y medio de vacaciones, la plantilla completó dos jornadas en las que alternó trabajo en Zubieta y las pruebas médicas propias del inicio de cada campaña. Inmediatamente después, el sábado 7 de julio, los blanquiazules llevaron a cabo la primera sesión colectiva del curso, un entrenamiento que ejerció de anticipo de lo que esperaba en las semanas posteriores. El preparador físico Miguel Pérez eludió lo que es práctica habitual en su gremio, arrancar las pretemporadas de forma progresiva, y se sacó de la manga una exigente sesión cuya tipología ha tenido continuidad.

Un mes duro El próximo domingo, un día después del partido del sábado contra el Athletic en Irun (la final de la segunda edición de la Euskal Herriko Txapela), se cumplirá un mes exacto desde el inicio de la preparación. El bagaje hasta la fecha resultará significativo respecto a la dureza del verano txuri-urdin. Los primeros 31 días de trabajo se habrán saldado entonces con un total de 35 entrenamientos, 16 sesiones dobles (incluyendo las jornadas de entrenamiento matinal y amistoso vespertino) y seis encuentros de preparación. Solo restarán dos semanas para la primera jornada de Liga, cuyos días previos serán ya los habituales de una campaña en su conjunto, por lo que todo apunta a que la fase de carga empieza a tocar a su fin. Y es que hay que tener en cuenta también que la que arranca el lunes que viene es una semana inusual hasta ahora, con tres partidos amistosos, jugándose dos de ellos de forma consecutiva (sábado 11 de agosto y domingo 12) en tierras alemanas.

Se trata del único viaje propiamente dicho que el equipo va a afrontar durante una pretemporada desarrollada de forma íntegra en las instalaciones de Zubieta, con encuentros de preparación disputados en Gipuzkoa y alrededores. El calor no ha terminado de respetar a una plantilla que a buen seguro ha agradecido trabajar en casa, por mucho que la mayoría de sus jornadas hayan resultado maratonianas. Cuando han tenido que ejercitarse por partida doble, los futbolistas han llegado a Zubieta a las ocho de la mañana (las sesiones matinales arrancan a las 9.30) para desayunar y han tomado rumbo a sus domicilios pasadas ya las ocho de la tarde, tras almorzar también en las instalaciones y descansar a la hora de la siesta en las habitaciones allí habilitadas.

Siempre a puerta abierta Parte de las numerosas horas de trabajo que acumulan ya los txuri-urdin se han desarrollado en el gimnasio de Zubieta y en el interior del edificio Gainditu. Pero toda la labor desempeñada sobre el césped ha podido ser seguido in situ por periodistas y aficionados. Asier Garitano no ha programado todavía ningún entrenamiento a puerta cerrada, aunque la cercanía de la competición oficial quizás le lleve a trabajar sin público más pronto que tarde. Su Real apunta a hacerse fuerte desde la táctica, lo que puede llevar al de Bergara a esconder las cartas.