Madrid insta a Torra a un pacto que sea votado por los catalanes

Torra y Puigdemont se hicieron bastantes ‘selfies’ el pasado sábado con simpatizantes en Waterloo. (Foto: Efe)

El Gobierno de Sánchez ve la solución en un acuerdo que represente al 80% de la sociedad

I. Santamaría - Lunes, 30 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Donostia - El Gobierno español da síntomas de querer abrir una fase de distensión con Catalunya a la espera de la Comisión Bilateral que se celebrará el próximo miércoles. La ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, considera que la solución al conflicto político pasa por lograr un acuerdo político “con un consenso amplio” que represente “a un 80% o a un 100%” de la sociedad catalana, y “este acuerdo es el que debería someterse a votación”. En una entrevista en el diario La Vanguardia, la dirigente socialista subraya que “nuestro marco constitucional no permite la celebración de un referéndum de autodeterminación”, una “limitación legal evidente y clara”, puntualiza.

A la pregunta de si la influencia de Carles Puigdemont en el PDeCAT dificulta la interlocución en el Congreso, aseguró que la asamblea de esa formación “deja ver una tendencia, seguramente universal, a optar por las opciones menos centradas, menos moderadas y más radicales”. Interpelada por si la estrategia de Puigdemont interfiere en la relación entre ambos gobiernos, Batet sostiene que la reunión entre el presidente español, Pedro Sánchez, y el del Govern, Quim Torra, fue “importante”, y que ahora se debe continuar “profundizando en esta normalidad institucional” con la Comisión Bilateral . “Espero que la Generalitat responda a la defensa de los intereses de toda la ciudadanía y no abandone sus responsabilidades”, rubrica la ministra.

Batet cree que de la Comisión Bilateral del próximo miércoles “pueden salir elementos positivos, como dar continuidad a los trabajos en las comisiones mixtas previstas en el mismo Estatut y crear grupos de trabajo para tirar adelante acuerdos que pueden fructificar los próximos meses”, y confía en que futuras comisiones bilaterales “sirvan para cerrar acuerdos”. Al respecto de esta cumbre el Govern convocó para hoy a las 10.00 horas a los portavoces de todos los grupos con representación en el Parlament para abordar y preparar la Comisión Bilateral Generalitat-Estado. El orden del día de la reunión está cerrado y pactado entre Generalitat y Gobierno español, consta de trece puntos e incluye cuestiones relativas a la cooperación entre administraciones, inversiones pendientes y las leyes catalanas que están suspendidas por el Tribunal Constitucional (TC). El Govern podrá abordar asuntos como el de los políticos soberanistas encarcelados y el del referéndum, aunque no comprometerá a la respuesta que se dé desde el Ejecutivo de Sánchez. También se quieren abordar cuestiones que son relativas a derechos y libertades, y en relación con las vías de participación democrática de los ciudadanos catalanes en las decisiones sobre su futuro político, que es la fórmula escogida para hablar del derecho de autodeterminación. La delegación del Estado que participará en la cita la liderará la ministra Batet, mientras que la parte catalana la pilotará el propio Ernest Maragall.

Desde la CUP ven este encuentro como “prescindible, inútil, innecesario y engañoso”. “Para nosotros el único diálogo con el Estado tiene que estar en torno al derecho a la autodeterminación, de la construcción de la república y de la liberación de los presos y del retorno de los exiliados”, dijo el diputado Carles Riera. Los anticapitalistas enmarcan el encuentro en el desarrollo autonómico y para ellos el eje político sobre el que debe pivotar el Govern es la construcción y la ruptura democrática: “Todo lo que no sea esta temática, creemos que no hay que hablar”. Riera no tiene ninguna confianza en que el Gobierno del PSOE se avenga a reconocer la autodeterminación de los catalanes ni la independencia ni la república.

Secciones