Casado, contra la inmigración: “No hay papeles para todos”

El presidente del PP, Pablo Casado, ayer en Ávila. (Foto: Efe)

El nuevo líder del PP se abona al discurso antiinmigración y atribuye un “efecto llamada” a las decisiones de Sánchez

Lunes, 30 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Donostia - Una semana. Ese es el tiempo que ha tardado el nuevo líder del PP, Pablo Casado, en verbalizar el giro a la derecha de los conservadores en materia de inmigración: “Los españoles buscan es “un partido que diga claramente que no es posible papeles para todos”.

El nuevo presidente popular habló ayer del “efecto llamada” por parte del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, con su “visita” al Aquarius. En su intervención ante la Junta Provincial del PP de Ávila, ya que Casado es diputado por esta circunscripción, el nuevo presidente del PP sostuvo que en materia de inmigración “no cabe la demagogia” y que a los miembros de su formación también les “desgarra ver esas imágenes”.

Sin embargo, dijo que su partido no puede ser “populista” y que lo que los españoles buscan es “un partido que diga claramente que no es posible papeles para todos” y que “no es posible que España pueda absorber a millones de africanos que vengan a buscar un futuro mejor en Europa”.

“Y como no es posible, tenemos que empezar a decirlo, aunque sea políticamente incorrecto”, argumentó el líder del PP, quien vinculó la situación actual de la inmigración con el “efecto llamada con la visita del presidente del Gobierno al barco Aquarius”: “Mientras Sánchez estaba en Valencia recibiendo a un barco, en Almería y en Algeciras estaban llegando 1.500 inmigrantes”.

“Hay un millón de inmigrantes esperando en las costas libias que están planteándose una nueva ruta a través de España”, aseveró el presidente del PP, quien se refirió a “estudios de ONG que dicen que hay 50 millones de inmigrantes africanos que están recabando dinero para poder hacer estas rutas en las que las mafias les cobran de 2.000 a 4.000 euros dejándoles en ataúdes flotantes”.

Ante esta situación, comentó que el PP ofrece “fortaleza” para “defender” a las fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. En este contexto, Casado anunció que visitará Ceuta y Algeciras para “abrazar a la Guardia Civil y a la Policía Nacional” y “darles las gracias porque están defendiendo las fronteras” de España, así como los “derechos y libertades” de los españoles.

Víctima de ETA Por otra parte, la refriega por presidir el PP entre Casado y Soraya Sáenz de Santamaría endureció el discurso del primero, a quien ayer se le interpeló José Miguel Cedillo, hijo de un policía nacional asesinado por ETA en 1982, para pedir que evite que sus reivindicaciones caigan de nuevo “en la trinchera del rifirrafe político”.

“No te pido que te pongas al lado del ministro Marlaska. Te pido que estés al lado de las víctimas, de los huérfanos de ETA que ya no aguantamos más”, manifestó Cedillo en una carta abierta remitida a los medios de comunicación. En ella, insiste en que “no soportaríamos que nuestras reivindicaciones cayeran en la trinchera del rifirrafe político de nuevo”. Se dirige por ello al dirigente popular en estos términos: “Por favor, haz todo lo que esté en tu mano para evitar que caigamos en el sumidero del enfrentamiento partidista”.

Cedillo escribió otra carta al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, tres días después de su toma de posesión y este le llamó a una reunión en su despacho en su primer lunes en el cargo. - Efe/N.G.

Secciones