Mesa de Redacción

Taxi

Por E. Iribarren - Domingo, 29 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Entender nuestra vida sin Internet es un pensamiento inconcebible, aunque su presencia entre nosotros apenas tiene veinte años. Eso sí, el espacio que ocupa es cada vez mayor. Internet vive con nosotros las 24 horas del día gracias, o por culpa, cada cual juzgará, de los teléfonos móviles a los que vivimos pegados. Somos nosotros, emborrachados de esa ficción de que todo es gratis, los que alimentamos, regalando nuestra valiosa intimidad, la economía que ha permitido el descomunal crecimiento de empresas como Amazon, Facebook, Google, etcétera. En este contexto, en el que ha surgido lo que se vende como economía colaborativa en la que cualquier ciudadano puede participar aprovechando las posibilidades que ofrecen las plataformas informáticas creadas expresamente para mover un negocio que engorda a sus impulsores en Silicon Valley, irrumpiendo sin freno a base de competencia desleal, incumplimiento de normas, falta de control, etcétera. El taxi se ha puesto en pie de guerra contra el servicio VTC, al que acusa de no jugar con las mismas reglas que se les exigen a ellos, un colectivo, el de los taxistas, que no tiene buena prensa frente al glamur que desprenden las nuevas tecnologías, que como operan en un entorno virtual parece que tienen barra libre.