Mesa de Redacción

Peaje ciudadano

Por Carlos. Marcos - Sábado, 28 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Baiona tiene ese punto canalla en el que en plena Semana Santa, cuando a este lado del Bidasoa la gente anda de procesiones, rezando y sin comer carne, ellos te plantan una feria de jamón de carácter popular con forma de picoteo, bocatas, pintxos, cucuruchos y talos, regada con abundante cerveza, y lo que plazca, que convierte sus calles en un jolgorio. Este año se las han ingeniado para introducir el copago a sus fiestas grandes (primohermanas de los sanfermines de Pamplona), que se celebran estos días. Pisar la calle cuesta 8 euros a los forasteros. El peaje festivo se ha impuesto antes que aquel que decían que iba evitar que la gente entrara con sus coches contaminantes al centro de las ciudades. Aquí da igual que uno se acerque en coche, moto, autobús, tren, bici o andando, vaya de fiesta los cinco días o se quede solo uno. Hay que apoquinar por entrar a la ciudad. Aunque las fiestas de Baiona llevan años desbordadas de gente, la medida no tiene carácter disuasorio y sí recaudatorio. La pregunta es cuánto tardarán aquí y allá en copiar este peaje. En cobrar por ver los fuegos artificiales de Donostia. Por asistir al Alarde de Irun. Al de Hondarribia. Por pisar la Parte Vieja donostiarra el 20 de enero. Por ir a una verbena. O cualquier día a la playa. Y todo en función de tu lugar de nacimiento o residencia. Miedo.