ekonomia

La economía vasca se empieza a frenar al crecer su PIB un 2,8%

El consejero Pedro Azpiazu, en el centro, junto al viceconsejero Alberto Alberdi (izquierda) y el director de Economía, Jordi Campás.

El Gobierno Vasco anticipa una “ligera desaceleración” que se alargará hasta el año 2020

Adrián Legasa - Sábado, 28 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - La economía vasca empieza a mostrar síntomas de fatiga. Los tres últimos ejercicios se han saldado con incrementos del PIB de más del 3%, lo que ha permitido recuperar parte de la actividad perdida durante la crisis, pero este año toca levantar el pie del acelerador. En el segundo trimestre el ritmo cae al 2,8%, según Eustat, y la previsión es que el frenazo se prolongue los próximos trimestres de forma que el crecimiento en 2019 y 2020 se irá acoplando al nivel del 2%. Una “ligera ralentización”, indicó el consejero de Hacienda y Economía, Pedro Azpiazu, propiciada por un entorno internacional menos favorable.

En principio no hay en el horizonte una nueva crisis, pero cuando aún no se han superado las consecuencias sociales de la anterior recesión sí puede ser un problema perder esos niveles de crecimiento del 3%. En el plano laboral siempre se ha considerado que en el 2% de avance del PIB el mínimo para generar empleo, pero las últimas reformas han hecho saltar por los aires esa referencia.

La desaceleración prevista puede ser un handicap en ese sentido e impedir que mejore la calidad de los nuevos puestos de trabajo, de ahí que el propio Gobierno Vasco esté insistiendo en la necesidad de subir los salarios. El consejero volvió a hacer ayer ese llamamiento.

Un parón anunciado hace meses y que ha terminado de llegar esta primavera, aún sin causar demasiados estragos pero sí anticipando una etapa de menos alegrías en el plano macroeconómico. Según los cálculos de Eustat, Euskadi creció un 2,8% en tasa interanual en el segundo trimestre de 2018, lo que supone tres décimas menos que en el arranque del año. Un bajón de un trimestre a otro muy significativo y que confirma que 2018 va a ser un ejercicio menos vigoroso que el periodo 2015-2017 en el que se consolidó la salida de la crisis. El dato de Eustat está incluso por debajo del nivel previsto por el Gobierno Vasco.

Las previsiones del Ejecutivo pasan por sostener ese 2,8% de avance del PIB en el cierre del año, ritmo que bajará al 2,3% en 2019 y el 2% en 2020, explicó Azpiazu. Euskadi crecerá así de forma “más cercana a su potencial” y acompasará su ritmo económico al del resto de países europeos, que hace tiempo que acusaron el contexto de incertidumbre a nivel global.

En todo caso, el consejero aseguró que la economía vasca tiene “bases muy sólidas” gracias a la herencia de estos últimos años y presenta un crecimiento “equilibrado”, con un consumo que crece con fuerza, una mejoría de la inversión y un récord de exportaciones. Como punto más significativo, Azpiazu destacó la buena evolución de los ingresos fiscales el pasado año y que en principio se mantendrá en 2018.

Secciones