ekonomia

El juzgado absuelve a Grupo Mondragon al considerar prescrita la demanda de Fagor

Sede de Grupo Mondragon situada en la localidad guipuzcoana de Arrasate.

La sentencia no entra a valorar las cuestiones que plantearon las asociaciones de afectados Ordaindu y Eskuratu

Maialen Mariscal Javi Colmenero - Sábado, 28 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - El Juzgado de Bergara emitió ayer su sentencia sobre la demanda planteada por los socios afectados por la quiebra de Fagor Electrodomésticos contra Grupo Mondragon en la que absuelve a la corporación cooperativa al considerar que los hechos que se juzgaban han prescrito.

La sentencia respalda así una de las líneas argumentales de Grupo Mondragon, que defendía que los demandantes no se ajustaron al plazo de un año que otorga la ley desde que conocieron que perderían sus aportaciones a Fagor Electrodomésticos debido a la quiebra de la emblemática cooperativa con sede en Arrasate.

La jueza de Bergara considera prioritario establecer si realmente la demanda ha prescrito y opta por “no entrar a valorar el fondo del asunto”, en referencia a las diferentes cuestiones que los demandantes plantearon.

Entre ellas se encuentran interrogantes como si se produjo un engaño a los antiguos socios por parte de la Corporación Mondragon según alegaban las plataformas Ordaindu y Eskuratu, si se alargó la declaración de concurso de acreedores por interés del grupo cooperativo, si se facilitó la información necesaria o si Fagor Electrodomésticos tenía capacidad para devolver las cantidades correspondientes a las aportaciones.

Respecto a la cuestión concreta de la prescripción, durante el juicio se aportó un baile de fechas por parte de demandantes y demandados para justificar o desestimar la vigencia de los hechos según el caso.

Grupo Mondragon defendió que los socios afectados fueron conocedores de que perderían sus aportaciones entre los días 13 y 25 de noviembre de 2013, cuando Fagor Electrodomésticos y Edesa solicitaron el concurso de acreedores. Añadió que, incluso si no adquirieron en esas jornadas conciencia de la situación, la confirmación definitiva llegaría o bien el día en que se abrió la fase de liquidación de ambas cooperativas el 18 de marzo de 2014, o bien en los posteriores informes de la administración concursal hechos públicos el 4 de abril y el 5 de junio de ese año.

Al haberse presentado la demanda el 27 de noviembre, los abogados defensores de Grupo Mondragon concluyeron que había transcurrido el plazo de un año desde que se conocen los hechos que establece la ley para dar por prescrito el caso.

Las plataformas de afectados Ordaindu y Eskuratu, por su parte, situaron la fecha en al que conocieron la pérdida de sus aportaciones en febrero de 2015. Según señalaron, fue en ese mes cuando el presidente del Consejo Rector de la corporación cooperativa les comunicó oficialmente que no recuperarían lo aportado. De este modo, la demanda mantendría su vigor.

La jueza de Bergara sentencia a favor de Grupo Mondragon al establecer que los informes emitidos por la administración concursal del 4 de abril y 5 de junio de 2014 acreditan el conocimiento por parte de los afectados por la quiebra de Fagor Electrodomésticos de que perderían sus aportaciones.

reacciones Ordaindu y Eskuratu mostraron ayer su “malestar” por una sentencia que, tal y como afirmaron, “ha eludido entrar en el fondo de un asunto que afecta a más de 900 personas, lo cual es una muestra de una enorme falta de sensibilidad” por parte de la jueza.

Además, califican de “inaudito” que la jueza no considere probado que se interrumpió el plazo de prescripción puesto que “es públicamente notorio que se pidieron responsabilidades a MCC” y que “en el proceso esto ha resultado algo no controvertido”. Ambas plataformas comunicaron que en las próximas jornadas decidirán si plantean un recurso en la Audiencia Provincial de Gipuzkoa, para lo que cuentan con un plazo de diez días.

Por su parte, Corporación Mondragon consideró “muy positiva” esta sentencia y recordó que durante la celebración del juicio el pasado mes de mayo quedaron demostrados sus principales argumentos, como es que el grupo cooperativo “no engañó a los demandantes” y que las cooperativas son “autónomas y soberanas”, por lo que asumen sus propias decisiones.

Secciones