Caminar a lo Rajoy alarga la vida

Mariano Rajoy, durante una de sus caminatas rápidas. (Foto: Efe)

Andar rápido, pero sin llegar a correr –entre cinco y siete kilómetros por hora–,reduce hasta un 24% la mortalidad, según un estudio científico de la Universidadde Sídney. Y, ¡ojo! También mejora la capacidad sexual. Los cardiólogos lo avalan. 

Un reportaje de Mikel Mujika - Viernes, 27 de Julio de 2018 - Actualizado a las 09:21h.

Los vídeos electorales del expresidente Mariano Rajoy caminando rápido por Barcelona al grito de “Amanece en España” pusieron en valor una forma de hacer deporte que, según confirman los propios cardiólogos, es toda una garantía de vida. Solo el mero hecho de caminar a diario al menos una hora ya supone un gran beneficio para nuestro organismo, pero los expertos insisten en que, cuanto más rápido vayamos, mejor. Sin llegar a correr, pero siempre por encima de los cinco kilómetros por hora, al menos;y un máximo de siete por hora. Como Mariano. Una investigación realizada por la Universidad de Sídney publicada en el British Journal of Sports Medicine afirma que siguiendo los pasos de Rajoy se reduce la mortalidad hasta un 24%.

Los efectos de esta práctica deportiva son casi milagrosos según constatan los expertos: aumenta la capacidad cardiorrespiratoria, reduce las enfermedades coronarias, mejora la presión arterial y las defensas, aumenta la masa muscular, ayuda a bajar peso, fortalece las articulaciones, mejora las funciones respiratoria, intestinal... Y, ¡ojo! También la sexual.

Desde la propia Policlínica Gipuzkoa recordaban ayer en un comunicado que “realizar actividad a diario es indispensable para nuestra salud y la alternativa más sencilla y beneficiosa no requiere nada más que un par de zapatillas”. Haciéndolo a diario se consiguen numerosos beneficios, como los ya citados. En definitiva: alargamos nuestra vida. Pero hay formas y formas de hacerlo y la mejor es la fórmula de Mariano. Y no es ninguna broma.

El especialista en Cardiología y Rehabilitación Cardiaca de Policlínica Gipuzkoa Eduardo Alegría recuerda que no es lo mismo caminar que caminar rápido y que la velocidad a la que lo hagamos es importante a la hora de valorar los beneficios que aporta esta práctica a nuestra salud.

Diversos estudios, entre ellos la citada investigación realizada por la Universidad de Sídney publicada en el British Journal of Sports Medicine, afirman que “aumentar la velocidad a la que caminamos podría alargar nuestra esperanza de vida. En este estudio se aprecia que caminar a paso intermedio está asociado con una reducción de la mortalidad del 20%, mientras que caminar rápido rebaja el riesgo hasta el 24%”, explican desde Policlínica Gipuzkoa.

EXIGIDOS PERO NO FORZADOS Pero, ¿cuál es la velocidad adecuada? Los autores del estudio sostienen que la velocidad ideal para que el caminar tenga el efecto máximo sobre la salud sería equivalente a recorrer cada kilómetro entre los 8,5 y los 12 minutos. Es decir, entre los cinco y los siete kilómetros por hora, aproximadamente. Según explica el propio Eduardo Alegría, “esto equivaldría a notar que el pulso se va acelerando y la respiración se va agitando, sin llegar a sofocarse, pero con la sensación de que es algo difícil hablar. Algo exigidos pero no forzados”.

De todas formas, y aunque esté demostrado que hacerlo a más velocidad aporta mayores beneficios, los expertos inciden en que caminar, ya sea rápido o despacio, es un ejercicio realmente sencillo de practicar que contribuye a mejorar nuestra salud y hace que nos sintamos bien. No hace falta seguir los pasos de Rajoy... Pero si podemos, todo son ventajas.

Secciones