Santano pierde las riendas

Jokin Melida (EH Bildu) y David Soto (Podemos), en un Pleno de Irun.

el cese de iridoy como delegado de urbanismo a principios de año rompió la histórica estabilidad del ayuntamiento irunés, sobre el que sobrevuela ahora una moción de censura al alcalde

Un reportaje de Xabier Sagarzazu. Fotografía Javi Colmenero - Viernes, 27 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

las aguas políticas del Ayuntamiento de Irun bajan turbias desde finales del pasado mes de enero. La crisis desatada en torno al proyecto urbanístico de Korrokoitz, con el cese del jeltzale Xabier Iridoy como edil de Urbanismo y la consiguiente ruptura de la coalición entre PSE y PNV que sustentaba la alcaldía de José Antonio Santano, ha marcado el devenir de la ciudad en estos últimos meses.

Algunos asuntos, como el del traslado de las pistas deportivas de Plaiaundi, para el que parecía empezar a vislumbrarse una solución, o el añadido presupuestario derivado de la liquidación del ejercicio pasado, están bloqueados y desde la oposición, EH Bildu, Podemos (Sí Se Puede Irun) y PNV acusan al gobierno socialista de “paralizar la gestión de asuntos muy importantes, por no tener la mayoría para sacarlos adelante ni querer avenirse a negociar y pactar con otros”.

herramienta para un giro En este contexto, este miércoles, el portavoz de EH Bildu, Jokin Melida, al referirse a la propuesta que hizo su grupo en mayo para cambiar la representación de los grupos en distintos órganos y entidades, “muy complicada si no está uno en el gobierno”, puso sobre la mesa que “una moción de censura podría ser la alternativa para ese cambio y para dar un giro a la ciudad” que la coalición abertzale viene defendiendo desde hace años.

¿Pero existen los mimbres necesarios para que EH Bildu, Podemos y PNV puedan llegar a un entendimiento real y sacar de la Alcaldía de Irun al PSE después de más de tres décadas? Los otros dos componentes de esa posible mayoría política a articular no descartaban ayer nada.

Fuentes del PNV consultadas por este periódico reconocían que “en este momento, el partido está más enfocado y centrado en preparar el proyecto político y de ciudad que quiere presentar a los irundarras en las elecciones de 2019”, por lo que a priori, “una moción de censura no entra” en sus planes, aunque al mismo tiempo, los jeltzales, “dentro de la dinámica en la que se ha entrado desde enero” no descartan “nada”.

situación “inédita” “Irun vive una situación política inédita, con una paralización notable. El propio Santano debería preguntarse qué es lo que ha podido hacer para llegar a esta situación, en la que un grupo de la oposición lanza la posibilidad de una moción de censura a menos de un año de acabar el mandato”, señalaban las fuentes jeltzales.

Fuentes que reconocían a la vez que “hay diferencias importantes entre EH Bildu, PNV y Podemos”, pero “según lo que ocurra en las próximas semanas, por ejemplo con las conclusiones de la comisión de investigación sobre Korrokoitz y las afirmaciones de Santano sobre Iridoy, no cabe descartar de forma absoluta algo como una moción de censura al alcalde”.

Desde Sí Se Puede Irun, la marca de Podemos en la ciudad, su portavoz, David Soto, explicaba ayer que el de la moción de censura es “un escenario más que debe ser contemplado, ante la parálisis y la incapacidad para dialogar” del gobierno que encabeza José Antonio Santano.

Soto recordaba que se presentaron a las elecciones de 2015 “con el compromiso de generar un cambio en Irun”, algo que “no pasa solo por quitar a personas y poner a otras, sino por alcanzar compromisos reales de transformación del proyecto de ciudad”. SPI, como segunda fuerza política en Irun, se vería “legitimada para liderar ese cambio, no necesariamente en cuanto a las caras, pero sí en cuanto a los contenidos programáticos y las ideas”.

David Soto confiaría, ante la posibilidad de la censura a Santano “en el diálogo, la capacidad de entendimiento y el respeto a la pluralidad, dentro de las diferencias” que separan a priori a su formación, a EH Bildu y al PNV. “Y en todo caso, de no articularse tal moción, habrá oportunidad de definir un proyecto de ciudad en los presupuestos de 2019 y otras iniciativas”, concluía el portavoz de SPI.

santano, tranquilo Por su parte, José Antonio Santano se mostraba ayer “tranquilo” ante la posibilidad lanzada por EH Bildu y aseguraba que “no es nada nuevo” para él ni para su partido, el PSE, ya que el sacarles del gobierno de Irun viene siendo “una obsesión” de la coalición abertzale “desde el inicio de este mandato”.

El primer edil afirmó que le ha sorprendido “que SPI se sume mansamente a esa idea lanzada por EH Bildu” y enfatizó en que “no se trata de quitar a unas personas y poner a otras, sino que debe haber un planteamiento y un proyecto de ciudad”.

Santano se mostró “preocupado sobre en torno a qué podría articularse esa posible alternativa”, ya que, a su juicio, “la alianza entre EH Bildu y Podemos no concita mayorías ni dentro de la Corporación, ni en la ciudad”.

“Creo que esto es más un globo sonda que otra cosa, que clarifica algunas cosas en torno a lo que puede estar por venir en unos meses, todos planteemos nuestras ideas y proyectos a la ciudadanía en las urnas”, concluyó el alcalde de Irun.

Secciones