Editorial

La gastronomía entra en el 4.0

Las instituciones vascas impulsan en Tabakalera el proyecto LABe, el nuevo centro de referencia para investigar e impulsar la cocina vasca del futuro con el fin de mantener su reputación mundial

Viernes, 27 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

El nacimiento hace cuarenta años de lo que se dio en llamar Nueva Cocina Vasca gracias a la osadía, creatividad y profesionalidad de, por aquel entonces, un grupo de jóvenes cocineros situó a Euskadi y a Gipuzkoa en particular como un lugar de referencia en el mapa mundial de la gastronomía. Pocas dudas caben de la reputación que acompaña a la gastronomía vasca en todo el mundo, hasta el punto de haberse convertido en la piedra angular de la estrategia turística del país, que es capaz de exhibir en su escaparate una variedad gastronómica inigualable para un territorio de dimensiones tan reducidas. La cocina vasca es la suma de la sofisticación y la creatividad de su reconocida alta cocina y de la contrastada calidad en sus formas tradicional y popular. La guinda al pastel la puso hace unos años el Basque Culinary Center, la universidad vasca de la gastronomía, que remata un sistema que se sostiene sobre la base de la sociedad vasca y su estrecha vinculación con todo lo relacionado con la cocina y que se expresa de múltiples formas y variedades, sea en concursos, jornadas, sociedades, txokos, etcétera. Pero la gastronomía ha saltado todas las fronteras y se ha convertido ya en un fenómeno universal que mueve una economía que no para de crecer y que moviliza a millones de personas ávidas de participar de un festín conscientes de que comer va más allá de cubrir una necesidad básica. Y al igual que en otros sectores, al de la gastronomía también ha llegado la tecnología en sus formas más avanzadas. Ese doble objetivo de incorporar las nuevas tecnologías a los nuevos procesos y preparar al sector para los desafíos de una competencia que será feroz explican el proyecto LABe que se dio a conocer ayer de la mano de la Diputación y de las principales instituciones vascas, que ponen al servicio del sector privado un proyecto tractor para desarrollar la gastronomía del futuro y garantizar de esta manera el relevo de la generación que puso a la cocina vasca en el mundo. Es un proyecto que tendrá como sede Tabakalera y que promoverá el talento local, atraerá inversiones, tendencias y tecnologías, aplicará innovación a toda la cadena de valor del sector relacionado con la cocina y generará conocimiento y aprendizaje. Este objetivo se suma al de la electromovilidad y almacenamiento de energía, al de ciberseguridad y al del envejecimiento de la población, cada uno con su centro de referencia y que fijan los pilares con los que se quiere sostener la economía de Gipuzkoa en el futuro.