Renuncia la adjudicataria de la restauración del puente de Zubieta

Bergara inicia de nuevo el proceso para encargar la obra que retrasa su comienzo hasta octubre

Anabel Dominguez - Miércoles, 25 de Julio de 2018 - Actualizado a las 10:38h.

BERGARA – La rehabilitación del puente de Zubieta se ha encontrado con un tropiezo por el camino. Las obras que remozarán la imagen de la veterana pasarela bergaresa tenían que estar ya a pleno rendimiento, sin embargo, la renuncia presentada por la empresa adjudicataria, la madrileña Retineo Ingeniería S.L que fue la única que concurrió al concurso convocado por el Ayuntamiento, ha obligado a iniciar de nuevo el proceso para encargar la ejecución de estos trabajos, con el consiguiente retraso en su puesta en marcha.

Los responsables municipales calculan que las ofertas que se presenten a la nueva licitación se estudiarán a la vuelta de vacaciones, en las primeras semanas de septiembre, para poder adjudicar las obras “a finales de ese mes” con el objetivo de que comiencen “a partir de la segunda quincena de octubre”. La intención inicial del Ayuntamiento era haber acometido la recuperación integral de la pasarela de Zubieta aprovechando la época estival, cuando el nivel del caudal del río es más bajo (dependiendo siempre de la cantidad de lluvia caída), para afrontar la actuación “con más tranquilidad, aunque tampoco es un condicionante para su desarrollo”, insistieron desde el Consistorio.

DETALLES DE LA OBRA El puente de Zubieta, enclavado entre los palacetes de Usondo y Laureaga que datan de los siglos XV y XVI respectivamente, es anterior a dichas construcciones, si bien su primera referencia escrita lo sitúa en 1596, concretamente en un acta municipal del 21 de abril. Son casi cinco siglos en los que esta infraestructura situada en la calle del mismo nombre, ha permitido la conexión entre las dos orillas del Deba en distintas épocas. Ahora le ha llegado la hora de pasar por el quirófano de las reformas. Así, la pasarela sustituirá su aglomerado asfáltico actual por otro nuevo de adoquines prefabricadas de hormigón. Recuperará, además, su aspecto exterior con la eliminación de la vegetación, el soterramiento de las conducciones de telefonía e Iberdrola, y la posterior realización de un nuevo rejunteo.

El proyecto redactado por BEB Arkitektoak también contempla la colocación de barandillas y luminarias Led, así como la mejora de la accesibilidad en la calle Zubieta mediante la adecuación de una rampa más larga en dos tramos, con menor pendiente que la actual, y un descansillo intermedio. Se adaptarán, igualmente, las anchuras y alturas de las escaleras, y la calle en ese punto pasará a tener acera a ambos lados.

Estos trabajos se asignaron a la firma madrileña por 289.000 euros (la licitación se fijó en 314.250 euros), y cuentan con una subvención de 194.784 euros del programa Birgaitze del Gobierno Vasco. Con la renuncia de la citada empresa echa a rodar la maquinaria para adjudicar de nuevo esta intervención que pondrá en valor la pasarela de Zubieta.

Que a la convocatoria para restaurar el puente se presentara una sola empresa no parece que sea algo excepcional. Zubieta es un ejemplo, pero no el único, de una realidad que según advierten desde el Consistorio, se está convirtiendo “en un problema”, en una época en la que las obras se han reactivado y las empresas tienen más ofertas a las que concurrir.