Nueva revolución estudiantil en Nicaragua 60 años después

La Iglesia católica denuncia la persecución del régimen de Ortega desde que pidió elecciones

Martes, 24 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Managua - La líder campesina de Nicaragua, Francisca Ramírez, reclamó ayer “honor” para los estudiantes nicaragüenses, en el Día Nacional del Estudiante, debido a que “vuelven a enfrentarse a otra dictadura donde los han masacrado”, al igual que sucedió en 1959. “Hoy nuevamente en Nicaragua vuelven a enfrentarse a otra dictadura, donde han masacrado a cientos de estudiantes”, insistió Ramírez en un mensaje público.

La campesina comparó la denominada “masacre estudiantil” del 23 de julio de 1959, en la que cuatro universitarios murieron en una manifestación contra el dictador Luis Somoza, con los cientos de estudiantes que han fallecido en protestas contra el presidente Daniel Ortega desde el pasado 18 de abril. De acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), al menos 277 personas, muchas de ellas estudiantes, han perdido la vida en manifestaciones contra Ortega. La Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) establece la cifra en al menos 351. Organizaciones como el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) han señalado que “la masacre perpetrada por Ortega es más perversa”, por su dimensión y nivel de planificación.

Francisca Ramírez aprovechó las marchas convocadas en la tarde de ayer en conmemoración de la masacre de 1959 y para reclamar la renuncia del presidente Ortega, en al menos cinco departamentos (provincias) del país, para pedir apoyo a los estudiantes. “No debemos fallar a la marcha de la tarde”, aseveró la líder campesina.

Las marchas de apoyo al estudiantado nicaragüense se mantuvieron a pesar de que el Gobierno anunció diversas “contramarchas” de grupos oficialistas en horas y lugares cercanos a las promovidas por los manifestantes “autoconvocados”. Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, también con Daniel Ortega como presidente.

Los templos como refugio En este contexto, el cardenal Leopoldo Brenes denunció que la Iglesia católica es perseguida por el régimen de Daniel Ortega. El prelado hizo hincapié en la persecución que sufre la iglesia en Nicaragua, donde sus templos han servido de refugio a manifestantes que escapan de los ataques armados del Gobierno.

La Iglesia católica, seguida por el 58,5% de la población nicaragüense, ha sufrido profanaciones en al menos siete templos desde que, en junio pasado, el Episcopado pidiera a Ortega adelantar a marzo de 2019 las elecciones de 2021, con la finalidad de acabar con la crisis.

Posteriormente un grupo de simpatizantes de Ortega invadió un templo y agredió a Brenes y al nuncio apostólico Stanislaw Waldemar Sommertag, e hirió al obispo Silvio Báez, así como a los sacerdotes Miguel Mántica y Edwin Román. “Me dolió que los señores obispos tuvieran esa actitud de golpistas”, dijo Ortega el 19 de julio, durante la celebración del aniversario 39 de la revolución de Nicaragua. - Efe

Josep Borrell

Desaconseja viajar a Nicaragua. El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, desaconsejó ayer viajar a Nicaragua porque está “casi en guerra civil” debido a la represión del Gobierno de Daniel Ortega.

Riesgo elevado. La web del ministerio español de Exteriores asegura que “el nivel de riesgo es elevado en todo el país”. “Ha aumentado la inseguridad como consecuencia del actual conflicto social y político. Es previsible que se sigan registrando manifestaciones y concentraciones de personas, cortes de tráfico, enfrentamientos violentos, paros y cierres de comercios, así como problemas de abastecimiento de víveres y combustible”, agrega.