Angel Toña Guenaga Director científico del Congreso del Centenario de Eusko Ikaskuntza

“Si solo nos fijamos en el crecimiento haremos un país más desigual”

Angel Toña Guenaga (Juan Lazkano)

Eusko Ikaskuntza cumple 100 años y se ha propuesto identificar los ejes que deben trabajarse “para conseguir la Euskal Herria que queremos”

Una entrevista de Beatriz Sotillo Fotografía Juan Lazkano - Lunes, 23 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Donostia- Como preparación para el Congreso del centenario, Eusko Ikaskuntza ha acometido la ingente labor de vislumbrar el futuro de Euskadi, de analizar el momento actual y adelantar tendencias para promover el debate sobre los retos de los próximos años. Angel Toña encabeza el área dedicada al Desarrollo Socioeconómico, que incluye amplias reflexiones sobre el modelo propio de bienestar, las estrategias territoriales de sostenibilidad y los modelos de empresa y relaciones laborales.

¿Cómo va el proyecto de investigación en el área socioeconómica?

-El trabajo que hemos hecho ha consistido en contar con muy buenos profesionales que de una forma desinteresada y anónima han aportado sus conocimientos para hacer lo que denominamos un libro verde. Este trabajo describe la situación de la sociedad, la economía, la empresa, las relaciones laborales, el bienestar y las políticas sociales vascas. Una vez establecido en qué punto estamos, otras personas se han dedicado a identificar las fortalezas que tenemos para afrontar el futuro con éxito. A partir de la situación actual, identificamos nuestros nichos de oportunidad, nuestras palancas para poder crecer.

¿Cuál es el siguiente paso?

-Tras eso hemos identificado tres puntos sobre los que desarrollaremos un libro blanco que presentaremos en los congresos correspondientes. Ese libro blanco, en lugar de ser descriptivo, como hasta ahora, va a ser prospectivo. Tratará de definir cuál va a ser la Euskal Herria que queremos, creemos y podemos hacer desde la cohesión y la solidaridad, que son los ejes centrales del centenario de Eusko Ikaskuntza.

¿En qué puntos se centrará el libro blanco?

-A la hora de repensar el futuro no podemos volver a abordar todos los temas que hemos tratado en el libro descriptivo, así que hemos identificado tres ejes: por un lado, qué modelo de bienestar queremos para Euskal Herria en el siglo XXI;el segundo eje es la territorialidad y el desarrollo sostenible, porque tenemos territorios muy diversos con fortalezas diferentes pero que tienen elementos en los que se puede buscar cohesión para hacer país;y el tercer eje son los modelos de empresa, de relaciones laborales y el impacto que las nuevas tecnologías y las transformaciones en el empleo van a tener en empresas y sociedad.

¿Se pueden adelantar alguna de las conclusiones?

-Con respecto a nuestro modelo de bienestar se apunta que partimos de una situación comparativamente privilegiada con el resto del Estado y que la Renta de Garantía de Ingresos es solo un ejemplo importante de nuestro sistema. A partir de ahí, identificamos que el objetivo es atender debidamente el mundo de los cuidados y de los servicios sociales en una sociedad cada vez más envejecida y más desigual. Mientras que la economía, el crecimiento y los modelos de empresa y relaciones laborales son el medio para conseguir que Euskal Herria, siendo competitiva, pueda generar crecimiento y ser generosa en su redistribución.

Hay coincidencia en que el bienestar social del futuro depende de la calidad del empleo.

-Entendemos que las cuestiones de bienestar social y del desarrollo económico están profundamente unidas. Hemos desarrollado un mundo cada vez más dualizado en el área de las relaciones laborales y los peligros de la transformación tecnológica están ahí y hay que hacerles frente poniendo como elemento central la cohesión social. No podemos consentir una Euskal Herria dualizada, ni tampoco una Euskal Herria que no sea competitiva, porque es algo consustancial para generar riqueza y crecimiento y, por lo tanto, poder distribuir renta.

¿Se atisban nuevos modos de redistribuir las rentas?

-Hemos encontrado un eje de unión importante entre el desarrollo económico y los modelos de bienestar social en todo lo que tiene que ver con el debate sobre las rentas de garantía o las rentas básicas. Y es que partimos de la constatación de que algunos trabajadores -que tendrán que ser los menos posibles- y algunos segmentos de la sociedad pueden quedarse fuera de la cohesión y hacen necesario que haya elementos para garantizar vidas decentes durante la edad laboral, para los jóvenes, para contrarrestar la precarización y para lograr un envejecimiento digno y bien atendido.

¿En su diagnóstico hay elementos de preocupación?

-Si nos descuidamos sí, claramente. Si no ponemos el acento en la cohesión social y solo nos fijamos en el crecimiento económico construiremos una sociedad más rica pero más desigual y esa es la Euskal Herria que no queremos. Yo creo que todavía hay mucho camino que recorrer en los modelos de cohesión social para, sin perder de vista la competitividad y el crecimiento, hacer que la renta generada no produzca mayor desigualdad. Y eso está en nuestras manos.

¿Cuando estuvo en el Gobierno (fue consejero de Empleo y Políticas Sociales) le hubiera gustado contar con un libro blanco como el que preparan?

-El problema de los gobiernos, creo que de todos, es que su horizonte temporal es corto y Eusko Ikaskuntza hace un trabajo prospectivo a largo plazo. Cuando estás en el Gobierno apenas tienes tiempo para manejar horizontes más largos que una legislatura. Sí se hacen planes estratégicos a diez o quince años, pero todos somos conscientes de que dependen de la coyuntura política. En ese sentido, es importante que un país tenga estabilidad y creo que la estabilidad social y política de Euskadi nos ha permitido resituarnos en el mapa.

Secciones