atletismo

Axpe y Errandonea se cuelgan sendas platas en Getafe

 la pertiguista arrasatearra del atlético san sebastián, con mínima para el europeo, superó a su paisana ruiz de azua, bronce

Lunes, 23 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

donostia - La pertiguista arrasatearra del Atlético San Sebastián Maialen Axpe y la vallista irundarra del Super Amara BAT Teresa Errandonea sumaron ayer sendas medallas de plata en el Estatal al aire libre de Getafe. Axpe mejoró su plusmarca personal saltando 4,45 metros (mínima para el próximo Europeo) para concluir en segunda plaza un concurso en el que su paisana Malen Ruiz de Azua, igualando su mejor registro histórico (4,35 en este caso), obtuvo el bronce. Arrasate es un municipio de nivel pertiguista, ya que en la edición del año pasado Istar Dapena obtuvo el bronce en la vertiente masculina de la modalidad.

Las del concurso femenino de pértiga no fueron las únicas medallas guipuzcoanas de la jornada, ya que la irundarra Teresa Errandonea se colgó la plata en los 100 metros vallas. Ausentes Maria Mujika y Nora Orduña, la velocista del Super Amara Bidasoa Atletiko Taldea no pudo hacer nada ante la superioridad de Caridad Jerez, dominadora estatal de la modalidad. Errandonea tuvo que resistir la pujanza de Paula Raúl para sostener la segunda plaza, y no tuvo opciones de plantar cara a la vencedora balear.

hortelano, protagonista Regresar al 110 por cien después de dos años de sacrificio callado para recomponer los destrozos sufridos en un grave accidente solo está al alcance de los elegidos, y Bruno Hortelano, con su nuevo récord nacional de 200 (20.04), ha ratificado que pertenece a esa estirpe. El velocista fue el protagonista de la segunda jornada del Estatal de Getafe. En la final, seis horas después, después de una pequeña siesta, no pudo con su propia marca, aunque recuperó el título con su tercer mejor registro de siempre: 20.15, seguido del joven Paul Retamal (20.83) y Daniel Rodríguez (20.85).

Su mano derecha, definida como “catastrófica” en jerga médica por los destrozos que presentaba en huesos, músculos, ligamentos y tendones, había suscitado dudas acerca de sus opciones reales de volver a ser el velocista de rango mundial que era antes del 5 de septiembre de 2016, fecha en la que el coche que tripulaba se estrelló contra la mediana de la autopista A-6, cerca de la localidad de Las Rozas (Madrid).

Para Hortelano terminó mal el año en que se proclamó campeón de Europa de 200 y llegó a las semifinales olímpicas. Se salvó por milímetros de que una plancha de hierro le atravesara el cráneo, pero fue operado de urgencia en el hospital madrileño 12 de Octubre y escapó milagrosamente a la amputación.

Por su parte, el palentino Óscar Husillos recuperó el título nacional de 400 metros al ganar en 45.22 segundos una de las finales más esperadas. Y también existía mucha expectación en torno a la final de 800 metros. En ella, Saúl Ordóñez, que el viernes en la reunión monegasca de la Diamond League se convirtió en el nuevo plusmarquista español de la distancia, acusó el cansancio de un ajetreado fin de semana y cedió en el interesante pulso mantenido con Álvaro de Arriba. - Efe / N.G.