Lierni Irizar Autora de ‘Banalizaciones contemporáneas: lenguaje, sufrimiento, enfermedad y muerte’

“El psicoanálisis trata, caso por caso, de encontrar la mejor manera de que la vida sea vivible y soportable”

Lierni Irizar, psicoanalista.

La psicoanalista residente en Orio Lierni Irizar (Bergara, 1965) acaba de publicar un libro en el que reflexiona sobre la condición humana en la actualidad

Ane Roteta - Domingo, 22 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Orio - ¿Qué podemos encontrar en el libro ‘Banalizaciones contemporáneas: lenguaje, sufrimiento, enfermedad y muerte’?

-El libro es la continuación de una reflexión que vengo haciendo en mis dos publicaciones anteriores, La pérdida del humano y El cuerpo extraño. Es un intento de pensar la condición humana en la actualidad, porque por mi experiencia personal y laboral me preocupa el modo en que hoy en día se entiende lo humano y, en consecuencia, el modo en que se tratan las dificultades humanas. He ido trabajando diferentes perspectivas pero en este libro he tomado un eje de partida que es el concepto de la banalización, basándome en la filósofa Hannah Arendt, que definió el concepto de banalidad del mal. Así, lo que trabajo en el libro es el estudio de aspectos cruciales para el ser humano y que hoy en día, según mi criterio, se banalizan, es decir, no se tienen en cuenta.

Analiza el lenguaje, el sufrimiento, la enfermedad y la muerte.

-He tomado esos cuatro ejes porque me parece que son cuestiones fundamentales para el ser humano y a las que no se les da el valor que tienen. Al lenguaje, por ejemplo, se le da la visión de instrumento de comunicación, pero se olvida que nos humanizamos a través del lenguaje. Toda nuestra visión del mundo está atravesada por palabras, por lo que podemos decir que sin el lenguaje no seríamos humanos. Después, he unido la banalización del sufrimiento y la enfermedad, porque para mí son dos cosas que van unidas de alguna manera. Así, pongo de relieve que el sufrimiento humano es inevitable, porque por estructura, por el modo en que estamos constituidos vamos a sufrir por una cosa o por otra. No se trata de reivindicar una especie de resignación o sufrimiento sino de tomar de alguna manera el reconocimiento de esa fragilidad como posibilidad de vida y hacer de eso una vida digna. Por último, en el tema de la muerte, pongo la banalización entre interrogantes, porque realmente creo que la muerte no se banaliza, sino que se rechaza absolutamente en nuestra época. De alguna forma, planteo que la enfermedad, el sufrimiento y la muerte son tres nombres de lo más insoportables para nuestra época tecnocientífica.

¿Cómo definiría el psicoanálisis?

-El psicoanálisis es una teoría y una práctica que considera que el ser humano es un ser hablante, sexuado y mortal, y que esas tres características son radicales para nosotros. Lo que hace el psicoanálisis es un tratamiento mediante la palabra. No hay una idea de qué es la buena vida en general, sino que trata de, caso por caso, encontrar la mejor manera de que la vida sea vivible, soportable y de no sufrir de más, porque un sufrir va a haber siempre. En definitiva, es una búsqueda a través de la palabra que trata de encontrar para cada uno la mejor solución, pero que siempre es particular.

¿Cómo descubrió el psicoanálisis?

-Fue a través de un momento complicado de mi vida en el que recurrí a un profesional psiconalista. Para mí fue un hallazgo absoluto porque me ha permitido trabajar muchas cosas de mi vida y poder vivir de otra manera, de la manera que yo quiero ahora mismo. Creo que la mayoría de psicoanalistas llegamos a ser psicoanalistas así. De hecho, un psicoanalista no puede psicoanalizar si no se ha psicoanalizado previamente porque, si no, de alguna forma reproduces todas tus dificultades en tu trabajo.

Secciones