París renueva la oferta de los Campos Elíseos

La avenida de los Campos Elíseos tomada por paseantes, ciclistas, patinadores y "skaters". (EFE)

María D. Valderrama - Domingo, 22 de Julio de 2018 - Actualizado a las 07:48h.

Conocida como una de las avenidas más hermosas del mundo, los Campos Elíseos tratan de recuperar su lustre para atraer a los parisinos que la rehuyen, ahora que reconocidas marcas como Apple, Nike, Chanel o los almacenes de lujo Galeries Lafayette se aprestan a abrir en ella grandes instalaciones. El emblema urbano por excelencia del esplendor francés, pasarela de sus grandes momentos, desde el desfile militar del 14 de julio hasta la llegada de sus campeones del Mundial de Rusia, ve pasar por sus calles cerca de 100.000 personas cada día que se dejan allí en torno a 1.500 millones de euros al año.

La exagerada cifra podría aumentar entre un 15% y 20%, según las agencias especializadas, con la apertura de tiendas de alta gama que ofrecen productos y experiencias. Nike prepara un espacio de 10.000 metros cuadrados, más de la mitad de superficie comercial y el resto para sus oficinas;Apple ha comprado un inmueble de 5.500 metros cuadrados para tienda y despachos, y la marca de maquillaje Kiko o Galeries Lafayette preparan operaciones similares. Además, otras firmas como Adidas, Samsung o L'Occitane han reabierto tras obras parecidas y marcas de belleza como Dior y Lancome inaugurarán próximamente amplios espacios.La renovación "creará una oferta más adaptada al público parisino, aunque hay que hacer un trabajo a un nivel global para preparar los jardines, renovar las fuentes", señala a Efe Edouard Léfebvre, delegado general del Comité de los Campos Elíseos, que sirve de puente entre los comercios de la zona y los poderes públicos. A principios de los 90, la avenida que atraviesa París en 2,2 kilómetros desde el Arco del Triunfo hasta la plaza de la Concordia, sufrió una renovación en la que se doblaron las aceras y se redujo el tráfico, dando prioridad a su carácter peatonal y al matiz comercial que tiene ahora. Pero más allá de los turistas, los parisinos evitan esta arteria del ala oeste de la capital, salvo los que trabajan en la zona."Hay que recordar que su principal uso es para pasear y no para comprar", destaca el Ayuntamiento, que detalla la creación de un carril bicicleta de aquí a 2019, la instalación de terrazas, la celebración de eventos culturales o la peatonalización un domingo al mes, desde 2018.El Consistorio asume que "los parisinos ya no acuden a la avenida" y espera que este lavado de cara ayude a que regresen. "Nuestro credo es que hay que trabajar en favor de los turistas y de la imagen internacional, pero no hay que olvidar a los parisinos y hay que desarrollar una oferta para ellos con una restauración más moderna e informal", arguye Léfebvre. Los cambios empezaron en 2014 tras varios encuentros entre los comerciantes, que debatieron sobre sus problemas y propusieron actuar en la reforma de edificios, la creación de terrazas y la adaptación al público milennial, lo que culminó en la instalación de wifi público en 2016.En el camino de esta modernización, los alquileres se sitúan en la actualidad en 20.000 euros el metro cuadrado en el lado par (más caro por ser más soleado), y "deberían seguir en aumento" con los nuevos negocios, según dijo a Le Figaro Thierry Bonniol, analista de BNP Paribas Real Estate France. El grupo de lujo EPI, propietario del edificio donde se asentará Apple, pagó a la tienda IKKS más de 15 millones de euros para que abandonara el local antes del fin del contrato. Apple le pagará 14 millones anuales por ocuparlo.El precio de las oficinas aumenta, con 850 euros el metro cuadrado al año de media y una ocupación plena, anheladas especialmente por firmas que buscan atraer el talento internacional utilizando la marca Campos Elíseos como reclamo. Los nuevos comercios que se instalan lo hacen en detrimento de los grandes concesionarios, como Toyota, Peugeot o Mercedes, que no quieren pagar rentas desorbitadas para presentar sus últimos modelos, pues pueden hacerlo a través de aplicaciones digitales. Seis salas de cine han cerrado también en las últimas tres décadas, en muchos casos mudándose al este de París.

Secciones