Jon Aspuru Presidente de Euskomer

“El comercio electrónico es, a la vez, una amenaza y una oportunidad”

Jon Aspuru.

El comercio tradicional vasco no está logrando recuperarse de la crisis tan rápido como otros sectores de la economía. La mayor competencia se nota, según Euskomer

Una entrevista de Xabier Aja Fotografía Oskar M. Bernal - Domingo, 22 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia- Las ventas del comercio electrónico crecen a tasas en torno al 25%, tanto en el Estado como en Euskadi. El presidente de la Confederación Vasca de Comercio, Euskomer, Jon Aspuru, analiza la situación del sector y la incidencia de las nuevas tendencias.

¿El auge del comercio electrónico por Internet está restando crecimiento al comercio vasco tradicional en esta fase de recuperación de la economía?

-El comercio online, lógicamente, está afectando a las ventas en el comercio físico tradicional tanto en Euskadi como en el resto del mundo. En todo caso, estos datos a lo único que nos llevan es a una conclusión y es que el comercio minorista tiene que comenzar a dar pasos para analizar su estrategia online: ya sea optando exclusivamente por tener visibilidad en este canal y buscar su diferenciación exclusivamente a través del canal tradicional, o por abrir un canal de venta online (ya sea propio o a través de alguna plataforma preexistente). En todo caso, tal como nos indican los datos elaborados y publicados por Eustat el día 19 de este mes, el 53,1% de las empresas vascas tiene presencia en Internet mediante página web en 2018 (un 1,7% más que en 2017), porcentaje que se incrementa al 92% en las de 10 y más empleados (un 2,9% más que en 2017). Este dato nos muestra cómo las empresas son cada vez más conscientes de la importancia de estar presentes en Internet a través de una página web ofreciendo información general sobre su propio negocio, la relación de productos y servicios que ofrecen, ofertas de empleo, servicios post-venta, y en ocasiones, servicios de reserva de productos, etc.

¿Qué sectores comerciales se ven más afectados, calzado, electrónica, libros, textil...?

-Tal como nos mostraba el informe B2C en Euskadi 2017, elaborado por el Observatorio del Comercio, en primer lugar las compras online en el País Vasco corresponden a ropa y material deportivo, con casi el 54% de las compras realizadas durante el último trimestre de 2017. Por detrás están los productos para el hogar, con un 23%, los libros y revistas, con un 18% , y el material electrónico, con un 17% del total. En todo caso, esto nos lleva a una rápida reflexión y es que la incidencia del comercio online, así como la de cualquier política o actividad que se desarrolle, no afecta a todos los subsectores o gremios por igual y es necesario adoptar políticas ad hocen cada caso para afianzar la competitividad de los distintos gremios.

¿El comercio electrónico se ve como una amenaza o como una oportunidad, o ambas?

-El comercio electrónico es al mismo tiempo una amenaza y una oportunidad. En la medida en que seamos capaces de aprovechar los nichos de mercado que aparecen (por ejemplo ligados a la logística) puede ser una oportunidad. En otro caso, lógicamente es un competidor más: una tienda más abierta 24 horas al día, pero en la que no puedes realizar una consulta inmediata sobre cuál es la mejor forma de lavar una prenda, de combinarla y en la que nadie te va a ayudar a configurar por ejemplo tu televisor o tu teléfono móvil, por hacer referencia a situaciones que se dan día a día en el comercio físico en los distintos subsectores de actividad. Un competidor que no va a ser capaz de transmitirte las emociones que puede haber detrás de comprar una bici de montaña, por ejemplo, y en el que rara vez podrás disfrutar de una experiencia de compra real.

¿La apuesta de futuro pasa por compaginar la tienda física con la tienda electrónica, o es sólo es válido para algunos segmentos comerciales?

-Esa es la estrategia que debe seguir el pequeño comercio. En todo caso, somos conscientes que una tienda online no es necesaria para cualquier tipología de negocio. Creemos que es fundamental tener visibilidad en la red e ir prestando determinados servicios que faciliten a un potencial cliente la realización de sus compras: servicios similares al click&collect que permitan, por ejemplo, realizar una compra por teléfono o a través de una página web y realizar una recogida posterior en el establecimiento, u otros servicios como el de entrega a domicilio… En último término, ofrecer servicios de valor añadido a la compra especializada y asesorada que puede realizarse en las tiendas físicas. Del mismo modo, en ocasiones, la presencia en determinadas plataformas puede ser una herramienta de venta online importante, incluso, cuando se trata del propio market place de Amazon. Es una estrategia que debe ser valorada por el comercio en la medida en que hemos de ser conscientes que estamos proporcionando información relevante a la propia plataforma, pero no deja de ser un canal de venta adicional que puede ofrecernos una gran visibilidad y una nueva línea de negocio.

¿Es justo que se deje competir a las nuevas plataformas si no cumplen las mismas reglas normativas, fiscales, de garantías etc. que las tiendas físicas?

-Lógicamente, no. Y ha sido una preocupación que hemos venido trasladando desde Euskomer a nuestras respectivas diputaciones forales. En todo caso, estamos realizando un estudio para conocer la incidencia fiscal de estas ventas online del que esperamos tener datos en el mes de septiembre. Entonces podremos realizar un análisis más exhaustivo de esta realidad.

Secciones