May pide a la UE desde Belfast que “evolucione” en su posición sobre la salida de Reino Unido

Londres confía en que Bruselas no recurra a propuestas inviables sobre la frontera de Irlanda del Norte ante el ‘Brexit’

Sábado, 21 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Londres - La primera ministra británica, Theresa May, pidió ayer a la Unión Europea desde Belfast que “evolucione” su propuesta sobre el Brexit y no recurra a propuestas inviables sobre la frontera de Irlanda del Norte. El Reino Unido y la UE hasta ahora habían acordado que no debería haber fronteras duras en Irlanda, pero ambos están en desacuerdo sobre cómo lograrlo. Bruselas propone que Irlanda del Norte permanezca en la unión aduanera de la UE, en grandes partes del mercado único y en el sistema de IVA de la UE. Sin embargo, el Reino Unido dijo que crearía efectivamente una frontera en el Mar de Irlanda.

May repitió ayer su oposición durante su visita de dos días a Irlanda del Norte, explicando que la idea de “un tercer país” dentro de su propio país es algo que “nunca aceptará” y reconoció que es una propuesta que cree que “ningún primer ministro británico podría aceptar”.

Pese a las diferencias, la primera ministra también destacó como ambas partes en la negociación “comparten la determinación de no ver una frontera dura en Irlanda del Norte”. Además, recalcó como no ha sido diseñada ninguna solución tecnológica para abordar estos problemas en ninguna parte del mundo, ni tampoco implementada y mucho menos “en un contexto tan único y altamente sensible como la frontera de Irlanda del Norte”.

May reconoció que ahora era necesario renovar el enfoque en las negociaciones entre la Unión Europea y Reino Unido con “mayor ritmo e intensidad” y reconoció que lo que le había dicho a la UE “es que el texto legal que han producido no es aceptable,”, por lo que Londres propuso una alternativa.

Durante su visita a Belfast, la primera ministra también se reunió con varios de los partidos políticos en Irlanda del Norte. Entre ellos, con la presidenta del Sinn Féin, Mary Lou McDonald, para quien la visita de May fue todo “menos tranquilizadora”. Para la jefa de las filas del Sinn Féin, está claro que la primera ministra británica “ha venido aquí para entrar en pelea con Irlanda y también con la UE. Sin embargo, la líder del DUP, Arlene Foster, defendió a la primera ministra: “Lo que ha hecho es establecer su agenda, eso es muy importante. Habló sobre trabajar juntos para encontrar soluciones y la necesidad de trabajar en colaboración”.

Con su viaje, May quiere un respaldo que permita que todo el Reino Unido permanezca en la unión aduanera durante un período limitado después del período de transición, algo que la UE ha dicho que es inaceptable.

Desde Dublín, el gobierno irlandés ha dicho que está abierto a la posibilidad de una nueva propuesta para un acuerdo sobre el tema fronterizo, pero solo considerará un nuevo plan si es mejor que el que está sobre la mesa. El ministro de Finanzas irlandés, Paschal Donohoe, habló horas después de que May exigiera a la UE abandonar su postura y “evolucionar su posición” para incluir una garantía de que no habría frontera en el Mar de Irlanda en caso de un Brexit sin trato.

Por su parte, Rajesh Rana, presidente de la Cámara de Comercio y Comercio de Belfast, dijo que si finalmente Reino Unido pone en marcha un acuerdo de libre comercio que implique una frontera sin fricciones y sin libertad de movimientos, “otros países simplemente dirán que también quieren eso”. May usó su discurso para criticar a los Brexiters, quienes dijeron que la frontera irlandesa era un problema de Dublín, no de Reino Unido: “No podemos resolverlo por nuestra cuenta, pero tampoco podemos librarnos de ninguna responsabilidad por eso”.

Desde Londres, la líder conservadora en los Comunes, Andrea Leadsom, dice que Reino Unido debe decir a Bruselas que el plan de May para las futuras relaciones entre la isla y el bloque común es “la oferta final” que hay sobre la mesa. Para Leadsom, el plan consensuado en Chequers por el Gabinete de May debe tomarse en serio y si no la UE se arriesga a que estemos ante un Brexit “sin acuerdo”, cuando el Reino Unido abandone el bloque común el 29 de marzo de 2019.

Leadsom, que hizo una campaña para votar a favor de la salida de la UE en el referéndum de la UE de 2016, explicó durante una intervención en los Comunes que la primera ministra “planea comprometerse bastante” con los Brexiters en los próximos días para “ayudarlos a entender” por qué la frontera irlandesa es un grave problema. - Rita Álvarez Tudela