Errenteria se planta ante la última agresión sexual

Una marcha apoya a la víctima de una violación, cuyo agresor terminó quitándose la vida

Jueves, 19 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

dONOSTIA - Errenteria se plantó ayer ante la última agresión sexual sufrida por una mujer y mostró su solidaridad con la víctima. Una manifestación salió a las 19.30 horas de la Herriko Plaza de la localidad para apoyar a esta mujer y tanto las Juntas Generales, como la Diputación de Gipuzkoa y el Ayuntamiento de Errenteria condenaron estos hechos, que calificaron de “intolerables”.

La mujer denunció haber sido víctima de amenazas y de una agresión física y sexual por parte de su expareja, que se suicidó arrojándose desde lo alto del túnel de Altamira, entre Lezo y Errenteria. Ante estos hechos, la Diputación lamentó el “fatal desenlace de los acontecimientos”, al tiempo que quiso dejar claro su rechazo “ante cualquier ataque, actitud y comportamiento de carácter machista”.

La directora del Órgano para la Igualdad de la institución foral, Miren Elgarresta, que acudió al acto de condena en Errenteria, hizo un llamamiento para seguir trabajando en pro de la igualdad y subrayó la importancia de continuar manifestándose públicamente en contra de la violencia sexista”. Asimismo, apostó por una sociedad “donde ninguna mujer, por el hecho de serlo, vea coartados sus derechos o su libertad en ninguna circunstancia”.

Por su parte, la presidenta de las Juntas Generales, Eider Mendoza, que también acudió a la manifestación convocada por el Movimiento Feminista, consideró que “nada justifica el uso de la violencia contra la mujer, porque en absoluto se puede aceptar la vulneración de la dignidad humana de la mujer, ni la violación de sus libertadas y derechos fundamentales”. Por ello, mostró su no rotundo “a la ideología machista o de otra índole, que excuse la violencia y dominación de la mujer”.

Al igual que desde la Diputación, la presidenta de las Juntas Generales de Gipuzkoa también lamentó el “final” del agresor, que terminó suicidándose, “en la espiral absurda de violencia”, por lo que mostró su comprensión con el dolor de su familia.

Mendoza creyó necesario continuar con el “esfuerzo conjunto” de instituciones y sociedad para conseguir “unas relaciones dignas e iguales” entre hombres y mujeres y lograr así “una convivencia responsable y justa”. - N.G.