La suspensión de Puigdemont rompe al soberanismo

JxCat acusa a ERC de incumplir un pacto donde el expresident quedaría fuera de la sustitución de los diputados señalados por el Supremo, lo que pone fin a la “confianza” entre ambas fuerzas

Igor Santamaría - Jueves, 19 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:01h.

donostia - Después de que ERC diera un portazo a la ocasión de sumarse al nuevo movimiento independentista de Carles Puigdemont, el último Pleno del Parlament antes del periodo vacacional desató ayer todas las diferencias entre Junts per Catalunya y los republicanos respecto a acatar o desobedecer una orden judicial, y es que los neoconvergentes exigieron que el expresident quedara fuera de la suspensión dictada por el juez Pablo Llarena, pero la formación del encarcelado Oriol Junqueras se opuso frontalmente a realizar distingos entre diputados. Fue tal el encontronazo que el presidente del Parlament, Roger Torrent, sometió a votación en la Mesa la propuesta de sustituir temporalmente a los seis parlamentarios, una fórmula que acabó en empate porque los dos representantes de JxCat se pronunciaron en sentido diferente: uno se alineó con ERC y el otro se abstuvo. En esta circunstancia, el Pleno se suspendió, algo que apoyaron todos los grupos excepto Ciutadans y la CUP.

Quim Torra y su número dos del Govern, Pere Aragonès, se reunieron para reconducir la situación, un encuentro que aseguran fue “duro” porque el jefe del Ejecutivo catalán le reprochó a su interlocutor que ERC incumpliera un supuesto “acuerdo previo” entre ambas fuerzas para excluir a Puigdemont de la suspensión, pacto que los republicanos niegan puntualizando que solo existía una “propuesta de trabajo”. El embrollo debió arrancar a las 10.00 horas pero se retrasó hasta conocer qué decisión tomaba el máximo órgano del Parlament. JxCat alegó que la suspensión de Puigdemont se halla en el aire tras la decisión de la justicia alemana de no entregarlo a España por rebelión, sino solamente por malversación. La fuerza del expresident se ampara en que este está encarcelado y que su estado procesal es distinto al del resto, por lo que entienden que es “inasumible” un acuerdo en bloque. “En ningún caso presentaremos un sustituto para Puigdemont”, zanjaron desde JxCat, grupo que dejó claro que el expresident “no ejercería su voto” en el Pleno, es decir, no haría uso de la delegación de voto, y advirtiendo de no estaban dispuestos a “transigir” ante Torrent: “No iremos al Pleno si no hay un acuerdo”, subrayaron.

diferencias dentro de jxcat Los encontronazos a puerta cerrada fueron agrios. “No hay diputados de primera y diputados de segunda”, reivindicaron desde ERC, más proclive a acatar la sustitución temporal de los procesados, en la línea del magistrado del Tribunal Supremo y del informe de los letrados de la Cámara. Desde la dirección de JxCat, que se reunió hasta con Torra, calificaron de “alucinante” la posición de ERC, que por su parte habla de una “obsesión personal” de Puigdemont. Así, Torrent sometió a votación la sustitución temporal a los diputados suspendidos, incluido Puigdemont. Los dos representantes de ERC y el del PSC apoyaron la propuesta;los dos miembros de Ciutadans y uno de JxCat -Josep Costa- la rechazaron, mientras que el otro neoconvergente, Eusebi Campdepadrós, se abstuvo.

JxCat pidió a Torrent que enmendase la propuesta para votar una a una las seis suspensiones, pero el presidente del Parlament se negó y los posconvergentes optaron por dividir su voto para provocar un empate que forzase el aplazamiento del Pleno. Fuentes de ERC creen, sin embargo, que Campdepadrós quebró la disciplina de voto, evidenciando de paso la fractura interna en Junts per Catalunya. Ambos partidos se intercambiaron un cruce de reproches desde el atril. El republicano Sergi Sabrià les acusó de “mentir” al tiempo que los posconvergentes defendieron a ultranza la existencia de un acuerdo que Torrent “ha incumplido”. “Lo que acaba de pasar es gravísimo por que se ha salido a mentir de manera descarada, JxCat sabe perfectamente que no había acuerdo”, denunció Sabrià. “El president Torrent y ERC van a la una, las fisuras no se han producido entre ERC”, se jactó. Desde el otro bando, el diputado de JxCat, Eduard Pujol, replicó que “lamentamos que Torrent se haya saltado un pacto con ERC y haya priorizado un acuerdo con el PSC, pedimos a ERC que nos aclare cuál es la posición de Torrent: o defiende la dignidad de los diputados del Parlament y del país o se blanquea al PSC del 155. O una cosa u otra”. “La discrepancia principal ha estado dentro de un grupo, que incluso ha votado diferenciadamente en la Mesa, no podemos resolver los problemas internos de JxCat, si tenemos un fin de semana difícil -por el congreso del PDeCAT- no es nuestro problema, ni se lo podemos resolver”, dijo ERC, que dio por rota la “confianza” con JxCat.

Desde JxCat señalaron que el grupo no solicitará a ninguno de sus diputados suspendidos -Carles Puigdemont, Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull- que renuncie a su acta. Entienden que “el contexto judicial no está cerrado y puede hacer variar muchas cosas”, ya que de entrada los diputados recurrieron la decisión de Llarena y reclamaron la “libertad provisional”, mientras que “la justicia alemana ha evidenciado que no hay causa de rebelión, sedición ni violencia”.

la cup se desmarca La CUP instó a la convocatoria de la comisión del Estatuto del Diputado para debatir sobre la resolución de Llarena sobre la sustitución de los seis diputados presos o en el exilio. Y a partir de ahí, convocar el Pleno del Parlament para que sea este órgano el que tome la decisión definitiva. Así, se demarcó de la posición tanto del PSC como de Esquerra y de JxCat.

la causa del ‘procés’