Urkullu insiste en lograr un Concierto Político que reconozca la singularidad de la nación vasca y la bilateralidad

Cree que "el camino" son los acuerdos que se firmarán en próximos días con el Gobierno de PSOE para la retirada de recursos y transferencias

EUROPA PRESS - Jueves, 19 de Julio de 2018 - Actualizado a las 16:56h.

VITORIA- El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha insistido en la necesidad de lograr un Concierto Político para Euskadi, que reconozca la singularidad de la nación vasca y una relación bilateral con el Estado, algo en lo que ya se trabaja en el Parlamento Vasco para lograr un nuevo estatus que "respete la legalidad, que no es inmutable", y que, a su juicio, debe evolucionar hacia el "respeto a la voluntad popular".

Para Urkullu, los acuerdos que firmarán estos próximos días con el Gobierno español para la retirada de recursos a leyes vascas y para comenzar a ejecutar las transferencias pendientes "son el camino" y "la mejor prueba de que el Estado apuesta por la vía de un modelo integrador para el futuro político de Euskadi".

El lehendakari, junto con la consejera de Trabajo y Justicia, María Jesús San José, ha recibido este jueves al alumnado y responsables de los Cursos de Derecho Internacional y Relaciones Internacionales en la sede de Lehendakaritza.

Al acto han asistido 85 participantes, entre profesores, investigadores y alumnos de México, Rumanía, República Dominicana o Haití. También han asistido los codirectores de los cursos, José Luis de Castro y Juan Soroeta, la profesora de los Cursos, María Dolores Bollo, y el director de Asuntos Europeos, Mikel Antón.

Durante su intervención, Urkullu se ha referido al futuro del autogobierno vasco para recordar que Euskadi cuenta en la actualidad con el Estatuto de Gernika, de 1979, que ha permitido desarrollar el autogobierno, "pero que no se ha cumplido de forma íntegra".

En este sentido, ha recordado que en el Parlamento Vasco se plantea ahora un nuevo estatus de autogobierno, con el objetivo de "reconocer la singularidad de la nación vasca y asumir el elemento legitimador de los derechos históricos;y establecer una relación bilateral con el Estado que, desde el reconocimiento mutuo, extienda la experiencia del Concierto Económico a la relación política", que incluya "un sistema efectivo de garantías para el cumplimiento de lo pactado".

El lehendakari ha explicado que el Concierto Económico Vasco ha cumplido 140 años y es "un pacto bilateral con una dimensión jurídica y una significación política de gran valor". "Su carácter de pacto entronca con nuestros fueros o derechos históricos y reconoce la capacidad de autogobierno de los territorios vascos", ha apuntado.

Tras destacar que éste "no puede ser cambiado unilateralmente", de forma que "la negociación es imprescindible porque no es posible la imposición de una parte sobre la otra", ha recordado que, según su carácter legal, "establece un modelo de relación cuasiconfederal entre el Estado y Euskadi y sus territorios forales, que está amparado y forma parte del bloque de constitucionalidad, y ha sido respaldado por las instituciones europeas".

Asimismo, ha subrayado que "significa solidaridad, no implica privilegio alguno y establece una relación de riesgo unilateral para Euskadi". "El Concierto afirma la bilateralidad al establecer mecanismos paritarios de coordinación y resolución de conflictos, esto es, un sistema de garantías", ha remarcado.

En esta línea, ha subrayado que son, por tanto, cuatro pilares en los que se sustenta "como piedra angular del autogobierno: pacto, legalidad, solidaridad y bilateralidad".

"Hoy pueden conformar la base firme sobre la que articular un nuevo Pacto en las relaciones entre Euskadi y el Estado en términos de Concierto Político, alumbrando un nuevo estatus de futuro que suponga actualizar y profundizar el autogobierno", ha añadido.

Iñigo Urkullu ha manifestado que "el modelo de futuro del autogobierno vasco pasa por un nuevo marco jurídico político de respeto a los consensos básicos y la legalidad;una legalidad que, evidentemente, no es inmutable". "Se puede cambiar y debe evolucionar adaptándose a las nuevas realidades porque el respeto a la voluntad popular debe encontrar un cauce de aplicación y entronque en el ordenamiento jurídico", ha aseverado, para recordar que, en la actualidad, el Estatuto "sigue incumplido".

UN NUEVO TIEMPOA su juicio, hoy se vive "un nuevo tiempo en Euskadi", con "la oportunidad de alumbrar un nuevo futuro". "Nos corresponde aplicar y aplicarnos en el consenso. También al Estado le corresponde leer adecuadamente este nuevo tiempo, asumir la diversidad y las voluntades sociales mayoritarias diferenciadas y plantear un nuevo modelo de Estado", ha apuntado.Urkullu cree que "es necesaria una positiva voluntad política del Estado para reconocer la capacidad propositiva" de la comunidad política vasca, "negociar y pactar".

"Si queremos hacer creíble el modelo concertado, el modelo de Acuerdo/ Pacto, la primera obligación es aplicarlo. El Estado tiene una gran oportunidad: puede demostrar que asume la obligación política y jurídica de cumplir lo acordado, pactado y refrendado", ha añadido.En su opinión, los acuerdos que firmarán estos próximos días con el Gobierno español para la retirada de recursos a leyes vascas y para comenzar a ejecutar las transferencias pendientes "son el camino".

"Cumplir hoy en su integridad el Estatuto de Gernika sería, en términos jurídicos y políticos, la mejor prueba de que el Estado apuesta por la vía de un modelo integrador para el futuro político de Euskadi", ha asegurado.

MODELO DE GOBIERNOOtro de los asuntos que ha tratado ha sido el del 'modelo de gobierno y nueva gobernanza'. El lehendakari ha recordado que el Gobierno de coalición que preside está integrado por PNV y PSE-EE, y no alcanza la mayoría absoluta en el Parlamento Vasco, de forma de cuenta con 37 parlamentarios, frente a los 38 de la oposición que suman EH Bildu, Podemos y PP.

Según ha subrayado, "esta realidad multipartita es histórica en Euskadi y explica una cultura y una forma de gobierno muy centrada en los principios de realismo, transparencia, diálogo y acuerdo". "Nuestro modelo prima el acuerdo y la colaboración. Éste es el significado de 'auzolana', el trabajo compartido en pos del bien común", ha añadido.

FUTURO DE EUROPAEl presidente del Gobierno Vasco también se ha referido a su visión del futuro de Europa. Su Ejecutivo aprobó el 9 de marzo un documento con este título, que pretendía ser su contribución a la reflexión abierta en marzo de 2017 por el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, con el Libro Blanco.

El texto defendía una Europa social como la definida en la Cumbre de Gotemburgo;una Europa de la cultura, "respetuosa con la diversidad lingüística, más plural y alejada de las tendencias uniformadoras";que sea competitiva, con una política industrial propia;y que sea sostenible.Además, abogaba por "una Europa abierta y solidaria, que garantice los derechos de las personas que huyen de la pobreza, la guerra y llegan en busca de refugio", y que "recupere sus principios fundacionales, respete los pueblos y culturas que la integran, se base en la gobernanza multinivel y el principio de subsidiariedad".

En esta línea, ha destacado que la pasada semana los Gobiernos de Gales, Piamonte, Bruselas Capital, Flandes, Salzburgo, Navarra y Euskadi realizaron una propuesta formal a la Comisión Europea "para fortalecer el papel de las regiones con competencias legislativas y realidades nacionales singulares".

Éstos solicitaron "las decisiones necesarias para convertir en realidad efectiva el modelo de gobernanza multinivel y el horizonte de la Europa federal". La propuesta planteaba "una Convención sobre gobernanza multinivel que retome el Informe Lammassoure y la figura de Región Asociada, y un grupo de trabajo que avance en un marco de cooperación reforzada y estructurada para alcanzar el reconocimiento e institucionalización de la Región asociada".