Igor Arostegi Percusionista tolosarra de la Orquesta Sinfónica de Euskadi

“He visto cumplir un sueño, vivir haciendo música aquí, en casa, sin tener que irme a ningún otro país”

Igor Arostegi, Percusionista tolosarra de la Orquesta Sinfónica de Euskadi.

Igor Arostegi aún no se cree que haya conseguido una plaza como percusionista en la Orquesta Sinfónica de Euskadi. El joven tolosarra siempre ha tenido claro que quería vivir de la música y ha logrado su objetivo tras superar pruebas exigentes

Marta San Sebastián - Miércoles, 18 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Tolosa - ¿Por qué dice que ha visto cumplir un sueño al incorporarse a la Orquesta Sinfónica de Euskadi?

-Ha sido un sueño que he perseguido estos últimos años. Cuando decidí que quería encaminar mi vida hacia la música tenía dos opciones;o vivir tocando y dedicarme profesionalmente a ello, o ser profesor. He compaginado ambas facetas, he sido profesor a media jornada en el conservatorio de Irun y al mismo tiempo daba conciertos con grupos de cámara. La verdad es que estos últimos años he trabajado sin parar, pero porque nunca he dicho que no a nada.

¿Quería una vida más estable?

-Sí, con el paso de los años he visto que tenía que apostar por algo más seguro. La docencia te lo da, pero mi deseo siempre ha sido tocar, me gusta más tocar que ser profesor. Pero la situación es complicada, porque no hay muchas oportunidades para poder vivir de la música en Euskal Herria si no es siendo profesor.

¿Cuánto tiempo lleva preparando las pruebas?

-La convocatoria salió a finales de enero y las pruebas fueron a finales de junio. Aunque he dedicado cuatro meses preparando específicamente las pruebas, llevo toda la vida tocando, haciendo pruebas en diferentes sitios. Lo más difícil no ha sido la parte musical, porque sé en el nivel que estoy, sino controlar mi mente. Hasta el mejor jugador de fútbol del mundo puede hacer un mal partido.

¿Cómo fueron las pruebas?

-Nos presentamos 23 personas y teníamos que interpretar el repertorio propuesto detrás de un telón, es decir, cada aspirante a la plaza era un número.

¿De dónde eran los aspirantes?

-Vino gente de todo el Estado y también de Europa;solo estábamos tres euskaldunes. Salen muy pocas plazas y cuando salen se presenta gente de muchos países. Hay gente que tiene muy claro que quiere vivir tocando en una orquesta y no le importa dónde, está dispuesta a trasladarse a otro país para cumplir su sueño. Yo no estaba dispuesto a ello, de modo que sabía que tenía pocas oportunidades aquí: o la Orquesta Sinfónica de Euskadi y la Orquesta de Bilbao. He tenido mucha suerte y estoy muy contento. Cuando me lo dijeron no podía creérmelo.

¿Qué compromiso le exige formar parte de la OSE?

-El calendario está definido y hay conciertos fijos, además del abono y una gira internacional. Los ensayos se realizan en Miramon todos los días. Al final, nuestra jornada laboral es ensayar o dar conciertos.

¿Hay más tolosarras en la OSE?

-Hay otro percusionista, Xabier Peña, que entró hace 26 años. En Tolosa hay cantera de percusionistas, porque el percusionista de la Orquesta Sinfónica de Navarra también es tolosarra. Parte de la culpa la tiene Jose Carrera, que fue profesor de percusión en Tolosa y entró después en la Orquesta Sinfónica de Euskadi. Creó una buena escuela de percusionistas en Tolosa.

Su apellido Arostegi está ligado a la música en Tolosa, ¿cómo se vive la música en su familia?

-La música forma parte de nuestra vida. Mi padre toca el clarinete en la banda de música, mi tío Enrike es actualmente el director y su mujer también toca la flauta y otra tía mía también toca la flauta. En casa siempre me han dado la oportunidad de hacer lo que he querido.

¿Siempre ha tocado la percusión?

-Desde niño. Mis padres dicen que con dos años ya estaba detrás del tambor y cuando pude elegir no lo dudé. Tuve suerte de que había plaza en Tolosa, porque es un instrumento que tiene bastante demanda.

¿Por qué tiene tanto tirón en Tolosa la percusión?

-Las charangas tienen mucho protagonismo en la vida cultural, en las fiestas y el ocio. En la demanda de instrumentos se refleja, y los instrumentos de viento y la percusión son los que más demanda tienen.

¿Qué significa la música en su vida?

-Para mí es puro placer, es algo con lo que disfruto mucho. Es maravilloso sentirme protagonista de la música. Me gusta escuchar de todo, desde música clásica hasta el ska, pasando por el rock o el jazz.

Secciones