La familia Franco traslada su rechazo a exhumar al dictador

Flores sobre la tumba de Franco en el Valle de los Caídos.

El presidente del Gobierno español insiste en que se sacarán los restos en “muy breve espacio de tiempo”

Miércoles, 18 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Donostia - Pese a las afirmaciones de diversos miembros del Gobierno español de que no había ningún problema con las partes implicadas de cara a cumplir su propósito de sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos, ayer se confirmó el rechazo explícito de los herederos del dictador a que se proceda a dicha exhumación. De este modo, los siete nietos de Franco han hecho llegar por conducto notarial al abad del monumento su oposición expresa a esta iniciativa del gabinete de Pedro Sánchez, en un escrito en el que también avisan de su negativa a hacerse cargo de los restos si finalmente se consuma su traslado.

Mientras que la responsabilidad del Valle de los Caídos recae en Patrimonio Nacional, la gestión de la abadía situada en su seno corresponde a la Abadía Benedictina de la Santa Cruz. Así, entre sus funciones está el mantenimiento del culto, la promoción de una escolanía, la dirección de un centro de estudios sociales y el cuidado de la hospedería.

Se puede dar un conflicto competencial entre ambas entidades que estaría detrás del afán del Gobierno español por dotarse de un corpus jurídico suficiente para evitar que se pueda revertir la exhumación de Franco, vía recurso. El estudio exhaustivo de las vertientes legales de esta acción está detrás del retraso a la hora de acometer el traslado, inicialmente fijado para julio pero que actualmente no tiene fecha concreta. Eso sí, el presidente español, Pedro Sánchez, dijo ayer en el Congreso que se acometerá “en un breve espacio de tiempo”.

“La decisión del Gobierno es firme”, insistió, y alegó que “ninguna democracia puede permitirse monumentos que ensalcen una dictadura”. En las últimas semanas se han vertido, no obstante, opiniones diferenciadas respecto a las posibilidades de llevar a cabo esta iniciativa. La Conferencia Episcopal Española (CEE) se puso de perfil y aseguró que no corresponde a la Iglesia católica la decisión sobre “la permanencia o no” de los restos de Franco. “Es otro ámbito, el político o familiar, el que ha de decidir”, aseguró el portavoz y secretario general de la CEE, José María Gil Tamayo. El presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, consideró que, si le reclaman los restos de varias víctimas del franquismo, el abad debe permitir esas exhumaciones.

rehabilitación

Secciones