Cuatro caseríos de Ataun, incomunicados por el temporal

Uno de los caminos cortados en Ataun. (Foto: M.A.)

Los caminos hacia Uberalain, Lizarburu, Dorronsoro y Bordagaztelu permanecían ayer cerrados por desprendimientos

Martes, 17 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

ataun - Durante el fin de semana el temporal azotó fuerte la comarca de Goierri y ayer fue el momento de realizar el balance de los daños provocados y comenzar con los trabajos de limpieza.

Sin duda, Ataun fue una de las localidades más dañadas. “El pueblo todavía sigue atascado”, comentó el alcalde del municipio, Asier Rodriguez, ayer por la tarde. “Tenemos que librar algunos accesos a los caseríos, ya que ahora hay cuatro que están incomunicados”, relató. Uberalain, Bordagaztelu, Lizarburu y Dorronsoro fueron los cuatro caseríos que permanecían sin acceso. Los dos últimos están en el barrio San Martín, un poco antes de la escuela. “El río está atascado y por el camino hay piedras sueltas y algunos desprendimientos. Ya tenemos una excavadora para que limpie todo”, añadió.

Bordagaztelu, por otra parte, se encuentra en San Gregorio, subiendo desde Lauztierreka. Este caserío fue uno de los más perjudicados. “Por ahora sabemos que hay cerca de tres desprendimientos ahí. Hoy -por ayer- comenzaremos con las tareas de limpieza pero esperamos que no se prolonguen más de un día”, señaló.

En el centro de Ataun, en San Martín, todavía se pueden ver algunos caminos llenos de barro, aunque los accesos más importantes se encuentran limpios.

Recuperando la normalidad La imagen del agua cayendo por el techo del polideportivo Majori de Ordizia también fue muy comentada, pero ayer apenas había rastro de ello. El gerente, Odilo Rivela, destacó que en las imágenes que se difundieron “parecía mucho más de lo que en realidad había”. En único dato a destacar fue que la piscina exterior permaneció cerrada. “Tenemos que limpiar bien porque con la cantidad de agua que ha caído se ha ensuciado toda”, avanzó.

Nada más comenzar a caer la tromba de agua en Ordizia, los ocho operarios de Protección civil, junto con dos municipales, empezaron a limpiar. “Por suerte no tenemos que lamentar ninguna avería grande. Sí que hubo algunos garajes y bajos inundados”, subrayó Jose Miguel Santamaría, alcalde de Ordizia.

Lazkao y Beasain, entre otros, también se vieron afectados por las tormentas pero ayer quedaban pocos rastros visibles. Aun así, parece que durante algunos días el barro y algunos desprendimientos todavía darán algún que otro quebradero de cabeza. - M.A.

Secciones