El ‘empate’ entre Trump y Putin pone “fin a la Guerra Fría”

El presidente de EEUU culpa a sus servicios secretos y evita implicar al mandatario ruso

Martes, 17 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:02h.

Helsinki - El presidente ruso, Vladímir Putin, y el estadounidense, Donald Trump, elogiaron ayer su primera cumbre, celebrada en Helsinki, como una reunión “útil” que ha “cambiado” las relaciones entre sus dos países, declarando incluso el primero que su antagonismo “ideológico” ya no existe.

“La Guerra Fría terminó hace mucho tiempo. La época del antagonismo ideológico entre dos países ya es cosa del pasado. La situación en el mundo ha cambiado radicalmente”, declaró Putin, de quien Trump aseguró haber recibido un “fuerte” rechazo a las alegaciones de que influyó en la victoria electoral del estadounidense.

Trump dijo incluso que no ve “ningún motivo” por el que Rusia podría haber interferido en las elecciones estadounidenses de 2016, contradiciendo así la conclusión de las agencias de inteligencia de su país. El asunto de la eventual manipulación de origen ruso del resultado de los comicios estadounidenses dominó gran parte de la exposición de resultados de la cumbre de ambos dirigentes ante la prensa. “Me han dicho (las agencias de inteligencia) que creen que fue Rusia. Yo no veo ninguna razón por la que podría serlo (...) y el presidente Putin fue extremadamente fuerte y poderoso en su negativa”, zanjó el inquilino de la Casa Blanca a preguntas de la prensa. Sin embargo, Putin admitió que quería que Trump ganara las elecciones presidenciales con el argumento de que este “quería mejorar las relaciones con Rusia”.

El líder ruso también rechazó la idea de que Trump pudiera haber sido espiado durante una estancia de este en Moscú porque, dijo, “ni siquiera sabía que estaba allí”.

Ambos líderes comparecieron ante los medios de comunicación en la capital finlandesa tras una cumbre que incluyó una reunión de ambos a solas, solo ayudados por intérpretes, más un almuerzo de trabajo al que asistieron miembros de sus respectivas delegaciones.

Trump insistió en que la investigación judicial en su país sobre la llamada trama rusa y su eventual participación en el proceso electoral de 2016 es un “desastre” y sobre ella hizo caer la responsabilidad de que Washington y Moscú hayan estado “separados”.

Las cuatro horas de reunión en Helsinki fueron suficientes, agregó, para limar tanto las diferencias entre ambas partes que el presidente estadounidense consideró que, una relación que “nunca ha sido peor que ahora”, ha cambiado: “Realmente lo creo”, aseguró.

Al ser preguntado por los resultados concretos de la reunión se abstuvo de detallarlos, lo mismo que Putin, que tampoco dio más que respuestas vagas sobre aquello acerca de lo que hablaron a solas o junto con sus delegaciones.

El ruso aludió a sus propuestas para el control del armamento de cada país, como por ejemplo una ampliación del acuerdo Start de armas estratégicas, y Trump volvió a recordar que entre los dos países tienen el 90% de las armas nucleares en el planeta. “Como potencias nucleares, tenemos una responsabilidad especial” en la seguridad internacional, se limitó a decir Trump.

El líder ruso dijo que también hablaron de la anexión rusa de Crimea: “La posición del presidente Trump sobre Crimea es conocida y la mantiene. Él habla de la ilegalidad de la reintegración de Crimea a Rusia. Nosotros tenemos otro punto de vista. Consideramos que se hizo un referéndum, de acuerdo a las leyes internacionales. Para nosotros es una cuestión cerrada”, señaló.

Sobre la situación en Siria, el estadounidense reconoció que es “compleja” y que “la cooperación entre ambos países tiene el potencial de salvar cientos de miles de vidas”, antes de agregar que un resultado de ellos es que “casi hemos erradicado al Estado Islámico en esta área”. Y Trump aludió a que se utilizará el criterio de la asistencia humanitaria “si podemos hacer algo para ayudar a la gente de Siria”.

Fin de la gira europea Al final de un viaje por Europa que comenzó en la cumbre de la OTAN la semana pasada, donde acusó a los socios de la alianza de no gastar suficiente en su defensa, y prosiguió en el Reino Unido, donde recomendó a Londres “demandar” a la Unión Europea en vez de negociar los términos del brexit, Trump aludió a la categoría de “enemigos” que adjudicó a Rusia, China y la UE. Prefirió esta vez denominarles “contrincantes” y específicamente llevó al terreno económico y comercial esa rivalidad, que Trump situó en el ámbito energético, desde la posición de liderazgo mundial en la producción de petróleo y gas. - Efe

La ‘trama rusa’

Investigación. Trump desveló que Putin le hizo una propuesta en lo relativo a los doce agentes de inteligencia rusos contra los que el fiscal especial que investiga la trama rusa, Robert Mueller, presentó cargos la semana pasada debido a su presunta interferencia en el proceso electoral de 2016. “Me ofreció que la gente que está trabajando en el caso (en EEUU) vaya (a Rusia) y trabaje con los investigadores (locales) en lo relativo a las doce personas. Y eso es una oferta increíble”, opinó Trump.

No injerencia. El presidente ruso admitió ayer que deseaba la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca para mejorar la “maltrecha” relación existente entre ambos países, sin embargo, negó cualquier injerencia del Kremlin en las elecciones que le auparon como presidente.

Críticas de la CIA

La encuesta

Donald Trump. La sociedad vasca, pese a la distancia, sigue con atención las acciones de Donald Trump en política exterior. Este periódico ha salido a la calle para preguntar si creen que sus contactos con los líderes mundiales son útiles.