CROSSFIT

“No he tenido opción de medalla pero la experiencia vivida no tiene precio”

Xabi Osa durante el mundial de crossfit para personas con discapacidad disputado en Canadá.
Xabi Osa durante el mundial de crossfit para personas con discapacidad disputado en Canadá.
El joven debarra realizando uno de los ejercicios de fuerza.
Xabi Osa durante el mundial de crossfit para personas con discapacidad disputado en Canadá.
Xabi Osa durante el mundial de crossfit para personas con discapacidad disputado en Canadá.

EL DEBARRA XABI OSA TERMINA SÉPTIMO EN LA FASE FINAL DEL MUNDIAL DE CROSSFIT PARA PERSONAS CON DISCAPACIDAD DISPUTADO EN LA CIUDAD CANADIENSE DE | Collingwood

Jabi Leon - Martes, 17 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

deba - A pesar de que lleva poco más de medio año practicando crossfit, el joven debarra Xabi Osa acaba de lograr una más que meritoria séptima posición en los WheelWod Games o campeonatos del mundo de la modalidad para personas con discapacidad celebrados en la ciudad canadiense de Collingwood.

Tras cuatro días de intensa competición, Xabi regresó a su Deba natal la noche del pasado sábado “con la pena de no haber tenido la opción de pelear por las medallas pero con la satisfacción de haber podido vivir una experiencia inolvidable y que no tiene precio”.

Según ha explicado a NOTICIAS DE GIPUZKOA, la fase final del mundial de crossfit le ha servido “para ver que hay un nivel altísimo entre los participantes y para saber cuáles son las pruebas en las que debo progresar si en próximas ediciones quiero estar entre los mejores”.

Y es que a los tres escalones del podio final tan solo suben aquellos deportistas que logran mostrarse más regulares tras la disputa de una decena de pruebas, entre las que hay “desde carrera a pie o en bicicleta hasta natación, levantamiento de pesas o ejercicios gimnásticos”.

Durante su periplo por tierras canadienses a Xabi Osa no le fue nada mal en algunas de las pruebas (terminó segundo corriendo, sobre la bicicleta y nadando), aunque reconoce que “en algunos entrenamientos quedó de manifiesto la clara superioridad de otros competidores” mucho más experimentados, que le dejaron “con la boca abierta con sus exhibiciones”.

De hecho, el debarra (tiene 25 años) fue el más joven de los siete deportistas que consiguieron clasificarse para disputar la fase final de los WheelWod Games, por lo que se toma la experiencia vivida “como parte del proceso de aprendizaje”.

Lejos de desanimarse por no haber podido regresar a casa con una medalla colgada del cuello, Xabi considera que el hecho de haber podido constatar el altísimo nivel existente en los campeonatos que acaba de disputar debe servirle “como motivación para seguir entrenando al máximo y así poder acercarme al nivel de los mejores, que llevan muchos años practicando crossfit y en ese sentido me llevan ventaja”.

Tanto es así que tres de los siete participantes en la final “cuentan con importantes apoyos de patrocinadores y viven del crossfit”;una circunstancia que les permite dedicarse en exclusiva a progresar en la disciplina. Nada que ver con la realidad del joven debarra, que debe compaginar las “cuatro o cinco horas de entrenamiento diarias” en el gimnasio Basoa de Zarautz con su jornada laboral en el restaurante Urgain que regenta su padre en Deba.

En cualquier caso, Xabi asegura que “tan duras como las pruebas disputadas en Canadá han sido las condiciones en las que hemos tenido que llevarlas a cabo”.

No en vano, casi toda la competición se celebró “al aire libre y con temperaturas de más de 30 grados”;algo a lo que el joven debarra no está “nada acostumbrado”.

próximo reto Tras su periplo por el país norteamericano, Xabi Osa regresó la noche del pasado sábado a Deba y no se tomó ni un solo día para descansar y recuperarse.

El mismo domingo retomó los entrenamientos. Y es que el bravo deportista debarra ya se ha marcado un nuevo objetivo: clasificarse para la fase final de otra competición a nivel mundial que se disputará en enero del próximo año en Miami.

Según sus palabras, “las primeras rondas clasificatorias arrancan a mediados de septiembre, así que no puedo perder el tiempo si quiero seguir progresando para poder entrar en la final y estar más cerca de los mejores”.

La capacidad de superación de Xabi está fuera de toda duda y él mismo se muestra convencido de que “entrenando fuerte y con la misma ilusión que hasta ahora, dentro de unos años puedo tener opciones de pelear por las medallas en otro campeonato del mundo”.

La experiencia acumulada en la que ha sido su primera participación en los WheelWod Games seguro que le servirá para citas venideras. “De momento, ya he podido competir de tú a tú con deportistas a los que había seguido por las redes sociales y a los que admiro. A ver si la próxima vez que les tenga enfrente soy capaz de darles más guerra”, sentencia.

Secciones