Cartas a la Dirección

A Iñigo de Loyola

Marian de León - Lunes, 16 de Julio de 2018 - Actualizado a las 10:11h.

Ni el más erudito de su siglo pudo llegar a pensar que fuera a la búsqueda de la guerra interna de todo ser humano: el alma y la creencia. Tampoco piense que el aparente ala más intelectual de hoy en día admite la ingente convocatoria que en torno a su compañía tiene lugar en un centro educativo del que los vascos debiéramos de sentirnos muy orgullosos, la Universidad de Deusto. El lehendakari Urkullu recordó, donde Jose Antonio Aguirre cursó también educación ignaciana, que las reflexiones jesuitas forman parte de las preocupaciones de la sociedad, recordando valores como el trabajo, la seriedad, la solidaridad... terminando con el deseo de una Euskadi y una Europa social con alma, valores propagados por usted con valor y energía. Sin embargo, así como un joven Ignacio se dio a las vanidades del mundo, también las del siglo XXI son las que ocupan páginas centrales, en lugar de pasar a negrilla los asuntos de la ética y con todo ilustres de nuestras instituciones y representantes de todo el mundo, se reúnen en torno al "en tiempos de desolación nunca hacer mudana".

Transforming our world together no debiera de pasar por ser un lema temporal de una reunión religiosa para unos, de exceso de poder para otros, puede que de intereses bien o mal intencionados y, por qué no, de la búsqueda del valor humano y su plasmación en la búsqueda del equilibrio mundial. Transformando nuestro mundo juntos, es tu actitud, tu sonrisa, tu sentido del humo r, tu trabajo, tu resultado y tu aceptación de no vivir solo en el mundo. La imprenta no pondrá la negrilla y cursiva: tus actos serán los responsables.

Secciones