Santamaría pide investigar la parodia contra su candidatura

La exvicepresidenta del Gobierno español Soraya Sáenz de Santamaría, ayer en un acto de campaña. (Foto: Efe)

Se dirige a la Comisión Organizadora y exige explicaciones al equipo de Casado, que lo niega

Míriam Vázquez - Domingo, 15 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

donostia - En la última semana de la confrontación, antes de que los compromisarios del PP escojan el sábado a su nuevo presidente, se ha cumplido el peor de los pronósticos del partido: la disputa ha bajado al barro. Después de que el viernes trascendiera un vídeo que parodia la candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría y sus apoyos, la aspirante pidió ayer formalmente a la Comisión Organizadora del Congreso que abra una investigación sobre su origen, que pida explicaciones al equipo de su rival Pablo Casado, y tome medidas si procede. La tensión y, sobre todo, el clima de desconfianza que ha generado la publicación de este vídeo dinamita las ya de por sí escasas opciones que existían para conformar una lista única. Todos se miran de reojo y nadie se explica ese vídeo, impropio de un militante del PP porque supone una caricatura del propio partido. Casado tuvo que salir ayer a la palestra a rechazarlo de manera categórica, y el gallego Alberto Núñez de Feijóo, anonadado por lo sucedido, se descolgó diciendo que el vídeo por fuerza ha tenido que llegar desde fuera del PP para tratar de desestabilizarlo.

Con la sintonía de la serie Cuéntame cómo pasó, el vídeo cuestiona la capacidad de renovar el partido por parte de Sáenz de Santamaría, pero en general debilita la ya tocada imagen del PP porque, con el pretexto de atacar a Cristóbal Montoro, se saca a relucir que el exministro incumplió el programa del PP con subidas de impuestos. La peor parada es Celia Villalobos, que aparece en momentos muy embarazosos. Se recuerda cómo fue sorprendida jugando al Candy Crush en el Congreso, y cómo llamó a gritos a su chófer Manolo recriminándole que todos los diputados menos ella ya estaban en la carretera. También aparece Javier Arenas, en este caso restregándole sus fracasos electorales en Andalucía. Este vídeo se atribuyó inmediatamente al equipo o al entorno de Casado. La crítica a la subida de impuestos de Montoro y el apoyo de Villalobos al aborto parecían encajar en la candidatura ultraliberal y conservadora de Casado.

Sin embargo, el aspirante rechazó de manera tajante el vídeo y dijo que estas acciones no tienen cabida en una “confrontación sana”. “Soy coherente con lo que he hecho toda la vida, partirme la cara por el partido y por todos los compañeros que formaban parte de él”, dijo, para mandar después “un abrazo a todas las personas que aparecen”. A partir de ahí, volvió a rechazar la candidatura unitaria que le propone Sáenz de Santamaría, y anunció que hoy se reunirá “con Margallo, con Elio, con José Ramón y con María Dolores de Cospedal”, los candidatos que quedaron fuera de la pelea tras la primera ronda. En cuanto a su acto de campaña, ayer se centró en la prisión permanente revisable, en compañía del padre de la niña Mari Luz.

Soraya Sáenz de Santamaría, por su parte, insistió en la candidatura única y aseguró que el vídeo no ayuda al PP. Unas horas antes había trascendido su petición de investigación a la comisión organizadora porque el vídeo atenta “gravemente” contra el honor del partido y de algunos de sus miembros.

El documento está dirigido al presidente del comité, Luis de Grandes, y lo firma el exdelegado del Gobierno español en Andalucía Antonio Sanz, miembro de la candidatura de la exvicepresidenta. Pide que se solicite al equipo que colabora “formal o informalmente” con Casado “las explicaciones y evaluaciones pertinentes en relación a su participación en un intolerable ataque contra compañeros de partido”. En caso de que se tercie, piden tomar las medidas pertinentes. A su juicio, este “ejercicio de contaminación” no tiene precedentes en la historia del PP.

feijóo llama a la calma En este contexto, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, el candidato soñado para el PP que terminó dando un paso atrás, salió ayer a la palestra aprovechando su influencia en el partido para realizar una llamada a la calma y despejar balones, asegurando que el vídeo ha tenido que llegar desde fuera y no del partido. “Alguien quiere desestabilizar al PP”, dejó caer. A su juicio, sería “absurdo” que tanto Soraya Sáenz de Santamaría como Pablo Casado quieran presidir un partido que previamente debiliten difundiendo este tipo de vídeos. “Me consta que son dos personas inteligentes y nadie quiere debilitar un partido para luego presidir algo débil”, dijo.

Secciones