Mesa de Redacción

Europa

Por E. Iribarren - Domingo, 15 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

Que la idea más noble de la Unión Europea está en crisis no se puede disimular. Los primeros vientos contra ellas llegaron del Este, desde los últimos países en incorporarse después de décadas bajo la bota soviética. Han pasado del furgón de cola en el orden de entrada a marcar el paso de las hostilidades. Ahora no están solos y con la bandera de la inmigración han sumado a su causa, la que sostiene incólume el edificio nacional frente a la aluminosis comunitaria, a nuevos socios, algunos de la talla de Italia. Es común a todos la presencia de una derecha muy extrema o directamente ultraderecha. Visto desde hoy, parece un mal chiste aquella película que nos vendieron a cuenta de la deuda y el referéndum griego;iba a ser el acabose y ahora nos sobra el dinero para comprar las voluntades que hagan falta para mantener a los inmigrantes recluidos en cercas como si fuera ganado, en una muestra de nuestra verdadera escala de valores. Y ahora es el PP el que se apunta a las labores de derribo al sentirse herido en su orgullo nacional por culpa de unos jueces alemanes que no ven la violencia que exige el delito de rebelión en los hechos por los que se juzga a Puigdemont. Se han pasado todo el día amenazando a los catalanes con echarlos de Europa y ahora que les han pinchado el balón ya no les interesa el partido.

Secciones