Editorial

Corrupción que cuestiona la monarquía

Las presuntas filtraciones de Corinna sobre la supuesta trama de ocultación de patrimonio y presuntos tratos de favor no sorprenden como marca de los Borbones pero cuestionan cada vez más la existencia de esta institución

Domingo, 15 de Julio de 2018 - Actualizado a las 06:03h.

la bomba tenía que estallar en cualquier momento. Los vínculos entre los Borbones y la corrupción han sido vox pópuli durante muchos. Cacerías con elefantes en Botsuana, intercambios de regalos, Ferraris, los viajes y oscuros negocios con jeques árabes no eran más que la ostentación de sus andanzas por el mundo utilizando su cargo de monarca para favorecer intereses personales, entre ellos, como se ha revelado en la trama del caso Nóos, como conseguidor para su yerno Iñaki Urdangarin de adjudicaciones millonarias. “Yo estaba delante cuando el rey pedía dinero para Nóos, no distingue lo legal de lo ilegal”, admitía Corinna en la grabaciones que presuntamente ha filtrado el comisario José Manuel Villarejo en este escándalo. Aunque la figura del siniestro comisario sigue levantando temores (acusado de liderar una mafia policial que funcionaba como una organización criminal y que compaginaba sin escrúpulos sus tareas de policía y de empresario lo que le hizo amasar una inmensa fortuna), lo cierto es que el contenido de las supuestas grabaciones es artillería de primera. No solo eso. La corrupción cuestiona la existencia misma de la monarquía y son muchos los que esperan que este escándalo acabe con la institución. Una monarquía decimonónica que no ha servido sino para enriquecerse y que ha utilizado su estatus para trapicheos en el extranjero. Una consulta sobre la monarquía parece más que nunca necesaria. En el detalle del culebrón, la aristócrata alemana al parecer asegura que Juan Carlos I la utilizó como testaferro para ocultar patrimonio y propiedades en el extranjero, y que contaba con cuentas en Suiza a nombre del primo del rey emérito, que empleó los servicios de un experto en la creación de offshores para evitar el pago de tributos e incluso que ocultaba el dinero a través del “gestor financiero” de Gürtel en Suiza. ¿Es posible que los servicios de inteligencia y la Policía no supieran lo que estaba pasando? IU va a pedir en el Congreso una comisión de investigación y Podemos que se retire la inmunidad al rey para esclarecer los hechos. A partir de su abdicación en 2014, blanqueo o falsedad documental son algunos de los presuntos delitos a los que podrían apuntar las filtraciones. Aunque hay muchos interrogantes sobre la vía judicial -ahora tan solo es aforado (no “inviolable”)- si los delitos se cometieron cuando era rey podría tener impunidad, otro argumento más contra la corona.