Un auténtico chollo para el pueblo de Soraluze

Vista del edificio de la empresa Pascual Churruca, que forma parte del lote adquirido por el Consistorio.

El Ayuntamiento se hace en una subasta pública con el edificio y los terrenos que albergaron la empresa Pascual Churruca. La entidad local abonará 404 euros por una superficie total de 4.946 metros cuadrados valorada en 860.540 euros.

Reportaje y fotografía de Jabi Leon - Sábado, 14 de Julio de 2018 - Actualizado a las 10:04h.

En los tiempos que corren resulta muy difícil encontrar chollos de verdad pero el Ayuntamiento de Soraluze acaba de hacerse con uno de ellos después de personarse en la puja que tuvo lugar el pasado jueves en el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Donostia, donde se procedió a la subasta de las cuatro fincas que conforman los terrenos y el edificio que ocupó la empresa Pascual Churruca hasta su cierre a comienzos del pasado año.

Consciente de la importancia estratégica de esos terrenos para el futuro desarrollo urbanístico de la localidad (ocupan una superficie total de 4.946 metros cuadrados), el alcalde de Soraluze, Iker Aldazabal, acudió en representación del Consistorio a la puja, que se realizó por segunda vez después de que la subasta inicial efectuada con un precio de salida de 280.000 euros quedara desierta por no presentarse ninguna oferta económica.En esta ocasión las partes interesadas en hacerse con la propiedad subastada debían acudir a la cita del Juzgado de lo Mercantil presentando su oferta por cada una de las cuatro fincas subastadas en otros tantos sobres cerrados, de tal manera que la titularidad de las mismas sería atribuida al mejor postor.

El Ayuntamiento concurrió a la subasta con la confianza de no encontrarse rivales en la puja y con unos sobres en los que ofreció 101 euros por cada una de las fincas a subasta, valoradas por un importe total de 860.540 euros.

Por fortuna para los responsables municipales, el Consistorio fue la única entidad que participó en la puja, por lo que finalmente se hizo con la propiedad de los terrenos subastados (incluyen el edificio que albergó a la empresa de tornillería fundada por Pascual Churruca en 1931) abonando la cantidad de 404 euros.

Todo ello, con la particularidad de que las fincas pasan a ser propiedad del Ayuntamiento libres de las cargas que en noviembre de 2016 propiciaron la entrada en concurso de acreedores de la empresa ubicada en el número 21 de la calle Rekalde.

futuro residencial El primer edil de Soraluze, Iker Aldazabal, no ocultaba ayer su satisfacción por haber conseguido añadir al patrimonio municipal una parcela que el nuevo Plan General de Ordenación Urbana de la localidad destina a uso residencial.

 Según explicó a este periódico, “en el Ayuntamiento éramos plenamente conscientes de la gran importancia que tienen esos terrenos para el desarrollo urbanístico del pueblo, por lo que pensamos que la subasta era una oportunidad que no podíamos dejar pasar”. Afortunadamente, prosiguió el alcalde, “fuimos los únicos que concurrimos a la puja y finalmente la parcela de Pascual Churruca pasa a ser de propiedad municipal tras abonar tan solo 404 euros”.

Preguntado por las posibles razones que hicieron que otras empresas o entidades no pujaran por una superficie tan amplia como la subastada el jueves, Aldazabal la atribuyó a “la falta de demanda de vivienda que hay ahora mismo en el pueblo, lo que hacía que esta subasta no resultara interesante para las promotoras”. Además, proseguía el alcalde, “hay que pensar que antes de proceder a la construcción de viviendas en ese emplazamiento hay que demoler el edificio existente y llevar a cabo la descontaminación del solar, que durante décadas acogió una importante actividad industrial”.

En cualquier caso, el edificio de la vieja fábrica “no está en mal estado” por lo que “a corto plazo” el Ayuntamiento prevé habilitar su planta baja “como almacén para dejar los materiales de la brigada municipal, que está muy necesitada de espacio”.Eso sí, el Plan General de Ordenación Urbana de Soraluze contempla que ese solar se destinará a uso residencial, de tal manera que “de cara a un futuro” el Consistorio prevé inicial conversaciones con el Gobierno Vasco “para ver las posibilidades de poner a su disposición esos terrenos y construir ahí Viviendas de Protección Oficial”. l

Secciones